Cerrojazo al SUAP

El nuevo gerente de Atención Primaria pretende que el Santos Reyes asuma todas las Urgencias

01/04/2019 7:46 | SUSANA GUTIÉRREZ

Es hora de tomárselo en serio, empezar a adoptar medidas contundentes, porque el tema es muy grave y si se sigue deteriorando podemos llegar a una situación de no retorno que nos deje totalmente desamparados en el ámbito sanitario. Se van a cargar las Urgencias de Atención Primaria, así, sin paños calientes. Desde la Gerencia ya se ha transmitido al personal del Santos Reyes que, en abril, eso será una realidad y tendrán que asumir las urgencias ambulatorias.

Unas atenciones que superaron las 24.700 en el año 2017, una cifra muy significativa que a nadie de los que gestionan la Sanidad, ni en Burgos ni en Castilla y León, parece importar. Pacientes que acuden al ambulatorio para tratar dolencias consideradas no graves, las salidas a domicilio en Aranda y pueblos de la Ribera y las asistencias a residencias de mayores. Además del Centro de Atención Continuada de Pediatría. Estas son las tareas del SUAP que, el nuevo gerente de Atención Primaria, va a propiciar que desaparezcan de un plumazo. El responsable que comparte, para mas inri, todavía la gerencia del hospital de los Santos Reyes. El tema es más que alucinante.

A partir de ahora, todo el mundo tendrá que acudir al hospital de los Santos Reyes ante cualquier dolencia. Un servicio que desde hace años se está denunciando que vive sobrecargado de trabajo, que no dispone de personal, pero ni tan siquiera posee el espacio físico suficiente para atender con dignidad a los pacientes. Una plantilla mermada, médicos de baja por saturación de trabajo, falta de enfermeras, renuncias por agotamiento y muchos facultativos que han llegado a tener que renunciar a sus días de vacaciones. Pues bien, a ellos les quieren empaquetar casi 25.000 asistencias más al año. Y el flamante gerente tan tranquilo.

A partir de ahora el 112, tendrá también que desplazarse a las residencias, a los domicilios, cuando su trabajo específico es dedicarse a los temas graves de urgencias. Luego te encuentras que un niño de cuatro años, en un traslado de urgencia a Burgos de madrugada, por una dolencia grave, viaja 80 kilómetros en ambulancia sin personal médico, únicamente con el conductor del vehículo. Esto está pasando ya, cuando todavía se estaba prestando un servicio mermado de urgencias de Atención Primeria. No quiero pensar lo que podrá suceder a partir de ahora. O cuando un mayor fallezca en una residencia y nadie haya certificado la muerte y tenga que ir el juez a levantar el cadáver. Es crudo, pero es así.

La pasada semana, una ciudadana que emprendió una campaña de recogida de firmas presentó 12.000 rubricas en la Junta de Castilla y León para reivindicar una sanidad de calidad en la Ribera del Duero. Pocas firmas me parecen con la que está cayendo, no sé si no terminamos de ser conscientes, pero es que el tema es muy grave. Las firmas, además, se acompañan con un extenso escrito donde se detalla las carencias de médicos en Aranda. Un total de 16 en la actualidad en el Santos Reyes: dos especialistas en medicina interna, un cardiólogo, un geriatra, dos oftalmólogos, dos radiólogos, un analista clínico, un ginecólogo, cuatro médicos de urgencias, más dos bajas de médicos de urgencias sin cubrir. En los próximos meses, a mayores, se jubilarán dos anestesistas y un cirujano, además de una ginecóloga que se marchará por cambio de destino. En urgencias, el texto, ya pone de manifiesto que falta el 95% de la plantilla. En Atención Primaria sigue la ausencia de un pediatra en cada uno de los dos centros de salud, además de un médico de Área. En Roa hay carencias de dos profesionales de rural y dos de Área y dos también en Huerta de Rey.

Tanto los profesionales como los ciudadanos tenemos que mover ficha, de forma contundente, porque esto se está desmoronando. En cuanto al nuevo gerente de Atención Primeria creo que debe de irse a su casa, pero su dimisión la están reclamando muchos profesionales y parece que da igual. Es lo que pasa por cómo está diseñada la Sanidad, los nombramientos se basan en factores políticos, a dedo, y no en cualidades profesionales. Así nos va.

Para terminar, me gustaría recordar que este martes, 2 de abril, hay una concentración por la sanidad convocada a las 12 de la mañana en la puerta del hospital. Un buen momento para dejarnos oir.