Un Mundo Paralelo

Cuando el ámbito político vive ajeno a la realidad de los problemas de los ciudadanos

08/04/2019 7:40 | SUSANA GUTIÉRREZ

Un mundo paralelo, una dimensión diferente, en su propia burbuja... Es ahí donde parecen habitar un montón de personas vinculadas al ámbito político. Es algo más o menos habitual, pero en esta última semana, varias situaciones lo han vuelto a demostrar. En Sanidad, por ejemplo, los responsables de la Gerencia de Atención Primaria, puestos políticos tengas o no carnet. Primero intentaron hacer ver que el último artículo de La Otra Crónica, que intentaba reflejar lo que está pasando en la maltrecha sanidad arandina, iba a provocar que no quisieran venir médicos a trabajar aquí, especialmente en el SUAP. Al día siguiente, cuando salió a dar la cara el Servicio de Urgencias del Hospital de los Santos Reyes para desenmascarar lo que se lleva haciendo desde hace meses o años, con el tema sanitario; también a ellos se les intentó culpar de que no vengan médicos, de faltar a la verdad y de muchas otras cosas. La situación de carencia de médicos del SUAP, que ahora mismo no tiene ninguno en plantilla, desde luego, se viene gestando desde hace mucho tiempo por la nefasta política sanitaria y las carencias de especialistas en el hospital de los Santos Reyes más de lo mismo. Lo primero para solucionarlo, políticamente, es asumirlo.

He de decir una cosa. Es una satisfacción que los médicos salgan en persona a dar la cara y a refrendar con nombres y apellidos, lo que venimos contando en los medios de comunicación desde hace tiempo. Todo el ámbito político sanitario ha tenido la ´suerte’ de que, habitualmente, los profesionales han estado centrados en su trabajo y callados, y se han amparado y aprovechado de ese silencio para seguir contando cosas que parecen muy bonitas, pero que estaban lejos de ser verdad. La ciudadanía también ha movido ficha, ha estado con los médicos, apoyando sus comparecencias y las concentraciones. Personalmente, lo que me extraña de quienes gobiernan el Ayuntamiento de Aranda es que no estuvieron respaldando estas palabas de los profesionales sanitarios cuando vivimos una situación totalmente crítica. Mientras la gente clamaba por una Sanidad digna para Aranda y la Ribera, ellos estaban en un acto público y electoral, de la ex ministra Isabel García Tejerina, diciendo que el “PP el partido del campo”.  Me parece muy bien eso, pero… ¿Y de la Sanidad? Me pregunto, si los políticos no se ponen malos, no tienen que ir a Urgencias o ser atendidos en un hospital. Se están equivocando, deben estar con la gente. Está mal planteado, incluso por estrategia electoral.

Otro tema del que ahora se intenta culpar a la prensa es el de la falta de ejecución del proyecto de Galvaranda. Esto se explica de forma breve. En noviembre se hablaba de una ampliación de Network Stell a través de la construcción de una planta de galvanizados, con la creación de 70 puestos de trabajo, y 40 millones de euros de inversión. Proyecto al que se ha renunciado por la compra de Vestas. Ahora, se sale a decir, desde el Ayuntamiento, que se va a hacer un almacén y comprado una nueva máquina que ha mejorado la producción. Eso es positivo, pero dista mucho de coincidir con lo que se nos vendió hace cinco meses, porque simplemente eso por sí solo no hubiera sido ni noticia de portada. En lugar de asumirlo, el equipo de gobierno lo que hace es desmentir una noticia totalmente contrastada.

Y, para terminar, me gustaría hablar del Centro Infantil del polígono industrial Allendeduero. Construido por la Junta, cedido al Ayuntamiento para que se gestione a través de Asemar. Durante casi nueve años la Asociación de Empresarios ha llevado las riendas, pero ahora se niega a continuar, a pesar de que el convenio, según los técnicos, está en vigor hasta 2020. Al Ayuntamiento su gestión le conllevará un gasto calculado de 240.000 euros al año, para asumir una competencia que no es municipal. Los ingresos estarán muy lejos de cubrir esa cantidad, porque se regirán por precios públicos. Ahora, por parte del Consistorio buscan una solución legal para asumirla y como estamos en campaña parece que casi todos, excepto Izquierda Unida, están de acuerdo. Lo lógico sería devolvérsela a la Junta y que se gestione por la administración que decidió construirla ahí sin preguntar a nadie. Parece que se ha enviado una carta contando el problema a la Junta, pero desde Valladolid, ni mu, como era de esperar.

Y agarrándose a la idea de la guardería, el equipo de gobierno desempolva el borrador de presupuestos y parece creer que a la tercera va la vencida. Habrá que esperar…