Cuando nadie queda contento…

Los resultados electorales han dejado un mapa muy complicado para la gobernabilidad municipal

28/05/2019 9:52 | SUSANA GUTIÉRREZ

La noche electoral en Aranda dejó unas emociones muy contenidas. No fue una gran noche de alegrías, abrazos o discursos para el optimismo. Nadie quedó contento y el mapa que se presenta para la futura corporación municipal se antoja harto complicado. El PSOE ganó con holgura en votos, pero no en concejales. Los 1.200 apoyos que le sacó de ventaja al Partido Popular, solo se traducen en un concejal más y una representación de siete ediles. Además, una cifra prácticamente de última hora, porque hasta bien avanzado el escrutinio los socialistas alcanzaban los ocho ediles y ya vislumbraban un sencillo panorama para formar un gobierno futuro. Eso se truncó y dejó además una posibilidad abierta para la suma en forma de pacto a la andaluza. Uniéndose el Partido Popular (6), Ciudadanos (3) y Vox (2) alcanzarían la mayoría absoluta de once votos. 

Por ello, a partir de ahora, se abren dos posibilidades. O que se logre sumar por la derecha y Raquel González consiga retener la Alcaldía; o que nadie llegue a esa mayoría y de forma automática se invista a la lista más votada y Mar Alcalde se convierta en la regidora arandina. El pacto a la andaluza, del que se habla también en otros puntos de España, incluso en Burgos capital, en Aranda se antoja, a mi entender, muy difícil. En parte, puede depender de lo que pase en Castilla y León con Ciudadanos. Si el partido naranja al deshojar la margarita, se decanta por Partido Socialista y acaba con el gobierno de los populares en la región durante los últimos 32 años, o decide seguir apostando por esa hegemonía que lleva en la autonomía desde tiempos de José María Aznar.  Por otra parte, CS en Aranda tiene complicado el justificar un pacto cuando los ciudadanos, los de la calle, no han refrendado y apoyado en las urnas la gestión llevada a cabo por Raquel González y su equipo durante los últimos cuatro años y han llevado al PP a perder las elecciones. Habrá que esperar hasta el sábado 15 de junio, cuando tome posesión la nueva corporación para saber que sucede, si tuviera que aventurar, apostaría porque saldrá un gobierno de la fuerza más votada.

En el resto del tablero, quizás la mayor satisfacción, la vivió la candidatura de VOX que, también a última hora del recuento, consiguió los dos concejales en su primera cita en las urnas municipales. La debacle absoluta para Renovación Arandina Progresista, personificada en Eusebio Martín, desde los primeros recuentos de mesa se percibía que se iba a quedar fuera y que los arandinos le daban la espalda tras dos décadas de concejal en el Ayuntamiento. Los apoyos al Partido Popular, la falta de explicaciones a su no a la moción de censura, las crisis internas o los vetos a algún medio de comunicación han sido algunos factores de su nefasto resultado. Por otro lado, alegría contenida en Ciudadanos que logró subir en un concejal, hasta tres, y aglutinar un millar de votos más, pero con un claro sabor agridulce, ya que la tendencia nacional que los llevó al sorpasso en las generales, en apenas un mes se ha diluido. Podemos se mantiene en dos concejales, perdiendo cerca de 300 votos, pero salvando en Aranda los muebles de unos resultados nefastos tanto en Castilla y León como en el resto de España. Palo para Izquierda Unida que pierde uno de sus dos concejales, achacándolo el descenso al voto útil y a su baile de siglas. Seguramente en la coalición y en Podemos hay una sensación de arrepentimiento de no concurrir a las elecciones municipales en confluencia. Se ha hablado mucho del voto extranjero, pero éste no contabiliza para las locales, sí lo hace en las autonómicas y europeas.

Y hay más lecturas que hacer en estos comicios como, por ejemplo, las comparativas que hay entre los resultados autonómicos y locales. Entre los tres partidos que llevaban representantes ribereños en las listas municipales, Luis Briones (PSOE), Máximo López (PP) y José Ignacio Delgado (CS), el único partido que tiene voto fiel en ambos es el PP, solo hay una diferencia de 86 votos a favor de la candidatura local. El Partido Socialista consigue aglutinar 1.200 apoyos más en la cita con las urnas autonómicas y Ciudadanos 700. Datos y cifras que se tendrán que valorar para sacar conclusiones.