Una ordenanza que vela por las instalaciones deportivas de Fuentespina

Asimismo el Ayuntamiento aprueba las tasas de su utilización

19/06/2019 9:25 | Begoña Cisneros

El Ayuntamiento de Fuentespina ha aprobado, de forma definitiva a partir de hoy con su publicación en el Boletín oficial de la provincia, la ordenanza fiscal que regula sus instalaciones deportivas y el reglamento que regirá la utilización de estas instalaciones.

Con esta normativa la localidad cuenta ya con un documento que permite regular el uso de instalaciones como el pabellón polideportivo o el campo de fútbol municipales y establecer cuotas por ello.

En lo que respecta al pabellón polideportivo, los menores de 12 años empadronados podrán utilizarlo de forma gratuita, aunque el uso del alumbrado supondrá un coste de 4 euros la hora.  El resto de usuarios los empadronados deberán abonar 8 euros la hora y los no empadronados el doble. En el caso de alquiler del pabellón para eventos excepcionales se establecerá una fianza de 300 euros, que será devuelta una vez comprobado el estado del recinto. También en los eventos habrá que abonar 100 euros si se instala barra de bar. Si la utilización del pabellón es requerida por clubes deportivos el coste es de 6,5 euros la hora. El pabellón se podrá utilizar del 10 a 22 horas.

El campo de fútbol podrá ser utilizado gratuitamente por los vecinos de Fuentespina. Los no empadronados deberán abonar 80 euros por dos horas por el campo completo y 40 euros por medio campo. El horario de utilización será de 10 horas hasta la puesta de sol. En las dos instalaciones no está permitido beber alcohol, comer o fumar, así como el acceso de animales.

El reglamento de utilización vela para que las instalaciones se conserven en perfecto estado, sancionando a los usuarios que hagan un uso inadecuado de las mismas con la pérdida de condición de usuario, además del abono del coste de la reparación del daño causado.

La ordenanza cuenta con un anexo con las normas de uso del rocódromo, teniendo en cuenta que la escalada es un deporte no exento de riesgos, por lo que los usuarios son los responsables de lo que suceda. Se obliga a practicar la escalada por parejas respetando las normas de seguridad.