El mundo al revés

Las embarazadas ribereñas se trasladan a Burgos para realizar ecografías que pueden hacerse perfectamente en Aranda

09/07/2019 10:11 | Begoña Cisneros

El traslado que desde hace varias semanas tienen que realizar las mujeres de Aranda y la Ribera embarazadas del primer y segundo trimestre al hospital Universitario de Burgos ha levantado la alerta de la coordinadora por la Sanidad de Aranda y la Comarca, que vaticina que esta situación pueda suponer un grave riesgo para la continuidad del servicio de paritorio y pediatría hospitalaria de Aranda en el futuro.

Y es que aunque desde el propio hospital se explica que lo que ocurre es transitorio debido a la marcha de una de los cuatro ginecólogos con que cuenta el hospital estos días, situación que aseguran se paliará con la llegada de una nueva especialista, lo cierto es que, para la Coordinadora, se trata de un área que “se lleva desmantelando desde hace dos años” con sólo 4 de las 6 plazas ocupadas de ginecología y con enfermeras y auxiliares que ya llevan tiempo realizando otras labores en diversas áreas del hospital. “Cuando tienen que acudir a los paritorios hay que andar llamándolas, y a nadie se le ocurriría poner a un bombero a realizar otras funciones mientras que no hay un incendio”, se lamenta la portavoz de la Coordinadora Sofía Plaza.

Una coordinadora cuyos representantes se reunían ayer con los portavoces de los grupos municipales de Aranda para poner sobre la mesa esta situación para que “desde ya mismo” se pongan a trabajar para reclamar a la Junta más atención al hospital arandino. “Las carteras no están aún creadas, pero sabemos que de la de Sanidad se va a encargar Ciudadanos y ya hay ayuntamientos que están consiguiendo cosas. Tenemos que ser malos y empezar a dar golpes encima de la mesa”, explica Plaza.

Y mañana se reunirán con el gerente del hospital arandino, Evaristo Arzalluz, para recibir de primera mano en qué situación se encuentra el centro. Porque entienden que cuatro ginecólogos no son número para atender las diversas patologías que se entienden: mamaria, ginegológica, quirófanos, consultas, partos, guardias…

Además, no entienden que las mujeres en periodo de gestación sean las que tengan que trasladarse hasta Burgos para realizar una ecografía “teniendo un excelente ecógrafo en Aranda” y que lo suyo sería que un ginecólogo de Burgos o Valladolid, hasta que se solucionase el problema de falta de especialistas, sea el que se traslade a la capital ribereña unos días en semana para realizar esas pruebas.

Lo que se temen desde la Coordinadora es que la verdadera intención de todo esto, señalan, sea que finalmente los partos se deriven a Burgos. “Porque Aranda es una perita en dulce, es el único sitio donde los partos se mantienen mientras que en Burgos están bajando”, comenta Plaza, advirtiendo que esos partos en Burgos redundarían en la pérdida de servicios en Aranda (ginecólogos y pediatras sobre todo), ya que a la hora de cuantificar al elaborar las estadísticas “se vería que en Burgos nacen más niños y no dirían nada de que esos niños son de Aranda y la comarca”. “Si no os meneamos ya cuando nos queramos dar cuenta los servicios desaparecen y luego es dificilísimo recuperarlos”, señala la portavoz.