Un éxodo tercermundista

Las embarazas ribereñas tienen que desplazarse hasta el HUBU para realizarse las ecografías

15/07/2019 7:30 | SUSANA GUTIÉRREZ

La situación sigue pintando mal en el hospital de los Santos Reyes de Aranda. A la espera, con pocas esperanzas de que se produzca un revulsivo, de que el nuevo ejecutivo autonómico empiece hoy a funcionar y Ciudadanos asuma la gestión sanitaria en Castilla y León; en Aranda siguen faltando especialistas. La última noticia, que parece tercermundista, es que las embarazadas de Aranda y la Ribera tienen que viajar hasta el HUBU de Burgos para realizarse las ecografías del primer y segundo trimestre del embarazo. Lo peor es que la situación a la que ha llegado el departamento de Ginecología responde a una falta de previsión y, desde la dirección, no se han sabido poner las soluciones a tiempo. Ya en el mes de octubre, una profesional directamente relacionada con estas labores, me alertaba de que esto iba a pasar. No creo que sea vidente, así que a los responsables del hospital y de la Sanidad regional, no les puede pillar por sorpresa.

Es más, esas mismas fuentes, siguen temiendo seriamente que el final de esta situación sea el desmantelamiento del paritorio, que se pierdan partos y que se deriven al HUBU. A la falta de ginecólogos se une también la decisión, que se tomó en 2017 y sigue vigente, de retirar a los Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería del paritorio. En la actualidad, el servicio de Ginecología cuenta con cinco profesionales que, a principios del mes de agosto, se quedarán en cuatro. Un numero totalmente insuficiente, ya que son necesarios siete especialistas para cubrir la cifra de pacientes y casos que asume el hospital. Se habla de que, a mediados de septiembre, llegará un nuevo ginecólogo, pero para eso todavía queda mucho tiempo y, aún así, seguirían faltando dos.

Mientras tanto, las mujeres ribereñas han de desplazarse hasta Burgos para hacerse una ecografía, una situación que parece rocambolesca, pero que es una realidad en el siglo XXI. Desde el hospital mantienen que no se da abasto y se ha preferido remitir estas pruebas a Burgos en lugar del diagnóstico y seguimiento de la oncología ginecológica. Argumentan que al tratarse de mujeres de avanzada edad y muchas de ellas de localidades ribereñas, algunas no irían hasta el HUBU.

En cualquier caso, la lógica hace pensar que es más fácil que ginecólogos del HUBU viajen hasta Aranda para pasar consultas de apoyo y no que sean decenas de pacientes las que tengan que desplazarse hasta  Burgos para hacerse las ecografías del embarazo. Desde la dirección del Santos Reyes se ha pedido este apoyo del HUBU y se confía en que llegue. Pero también existe otra realidad y es que hay muchas voces que ven complicado dar una solución definitiva “porque no han sido capaces de anticiparse” y también se culpa al centro de algunas marchas de profesionales “a los que no se ha sabido retener”.

Otro de los problemas actuales del Santos Reyes se encuentra en el servicio de Oncología.  Solo queda una profesional, de los tres que llegó a haber en esta especialidad y que es el número necesario para dar un buen servicio al paciente. La especialista que queda parece que acumula quejas de pacientes y compañeros. El día a día es bastante complicado, según cuentas fuentes internas y usuarios, en ese servicio tan delicado por el tipo de dolencia que se trata.

Más allá de las carencias de especialistas, es necesario incidir también la necesidad del nuevo hospital al que, desde luego, no podemos renunciar. Por poner un ejemplo, al Santos Reyes se la ha donado un aparato tecnológico, una cabina de fototerapia, para el servicio de Dermatología. Un dispositivo que no se ha podido, de momento, habilitar por motivos de espacio. Se necesita una ubicación específica y una ventilación adecuada para que pueda funcionar, algo que se está buscando con muchas complicaciones. Por lo tanto, el hospital nuevo es necesario.

Tendremos que recordar esas palabras, hace unos meses, en las que Alfonso Fernández Mañueco declaraba que el nuevo hospital comarcal de Aranda se iba a inaugurar esta legislatura siendo él presidente y, Raquel González, alcaldesa de Aranda. Pues bien, se han dado las dos premisas, Ciudadanos mediante, ya solo queda poner el reloj y empezar la cuenta atrás. Tic Tac.