El HUBU se revela ante el decreto de movilidad forzosa para cubrir ginecología en Aranda

Advierte que repercutirá en el servicio de Burgos y de la provincia de la que es hospital de referencia

03/10/2019 15:06 | Begoña Cisneros

A través de un comunicado emitido desde el  Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) se alerta de que el desplazamiento forzoso para que dos especialistas presten servicio en Aranda, algo que todo apunta a que desde  la Consejería de Sanidad se pretende llevar a cabo, conllevaría serios problemas, no solo para las mujeres de la capital, sino para el resto de pacientes de la provincia al ser el HUBU el hospital de referencia.

A los profesionales del hospital de Burgos se les ha planteado el desplazamiento a Aranda de dos ginecólogos de forma voluntaria, pero con carácter forzoso si los voluntarios no salen. Sea como fuere, los especialistas recuerdan que “esta pérdida de dos especialistas se sumará a las tres jubilaciones que en dos meses dejarán mermada nuestra plantilla, sin perspectivas de una próxima cobertura”. Algo que “condicionará de manera muy importante la actividad asistencial” del servicio  “que brinda a la población de Burgos y al área de la que somos referencia, incluida Aranda de Duero”.

Entienden que con este cambio que se quiere producir, las consultas externas y  la actividad quirúrgica se reducirá considerablemente “por la propia pérdida de dos especialistas y por la sobrecarga de trabajo en el resto de la plantilla”, afectando a la calidad asistencial. Y condicionando, prosiguen, a que en corto o medio plazo se produzca una fuga de especialistas también del HUBU.

Por ello instan a las autoridades sanitarias a buscar una solución que  “no puede basarse en pretender mantener la asistencia en un hospital a costa de un grave detrimento de la actividad asistencial que realiza otro hospital”. Y recuerdan “que las decisiones que afectan a los profesionales han de ser tomadas por consenso, y no imponerse”.

A la población arandina quieren recordar los profesionales burgaleses que, siendo ajenos a las causas de los graves problemas que existen en la actualidad en el Servicio de Ginecología del Santos Reyes de Aranda de Duero, ellos han apoyado a la comarca ribereña. Desde el mes de julio, de forma “voluntaria, solidaria y desinteresada”, han ofrecido en Aranda de Duero una consulta semanal, así como una guardia de presencia física semanal. Del mismo modo, informan, han asumido la actividad asistencial del Diagnóstico Prenatal ecográfico y de gran parte de la patología mamaria y oncológica. “Este apoyo voluntario se ha realizado en periodo estival, siendo incluso necesaria la modificación de periodos vacacionales de nuestra plantilla, y la reducción de la actividad asistencial que prestamos a las mujeres burgalesas”, señalan en el comunicado.

Por parte del Servicio de Obstetricia y Ginecología del HUBU muestran su máximo respeto hacia la población de Aranda de Duero, “que indudablemente merece disfrutar de una asistencia ginecológica de calidad, y no merece sufrir las consecuencias de la actual situación”. Una precaria situación provocada, señalan, “por un lado por la gestión de la formación de profesionales sanitarios llevada a cabo desde las administraciones y por parte de las autoridades sanitarias. Y por otro lado, en la gestión de los recursos humanos que se ha venido desarrollando desde la Gerencia del Hospital Santos Reyes y desde el Servicio de Ginecología de dicho centro”.