Los Consultorios Vaciados

Sacyl prevé aglutinar a varios pueblos en un centro médico y dice que van a potenciar el transporte

07/10/2019 7:30 | SUSANA GUTIÉRREZ

El cierre de los consultorios rurales está a la vuelta de la esquina. Así lo anuncia ya sin tapujos la Junta de Castilla y León. Parece, como todos sospechábamos, que ese interés político por la España Vaciada era simplemente una fachada. Aquellos que en campaña electoral se presentaban como grandes defensores del mundo rural, ahora, han abandonado el postureo, a pesar de que hay otra cita con las urnas a la vuelta de la esquina. Casi al mismo tiempo que en pueblos se hacía un parón de cinco de minutos para movilizar esa España que han vaciado poco a poco y que pretenden dejar desierta, el Sacyl dirigido por Ciudadanos daba lo que puede ser la puntilla definitiva al sistema de sanidad rural.

De esta forma, un único consultorio, que dicen se situará estratégicamente, aglutinará a varios pueblos y serán los pacientes los que tengan que desplazarse a los mismos. Solo se mantendrá el servicio de Enfermería en los actuales consultorios. Todavía no se han dado los detalles de las áreas sanitarias, ni el número concreto de pueblos que aglutinarán, pero encontrándonos en la provincia de Burgos, la que mayor número de municipios tiene, mal pinta el futuro. Desde Sanidad mantienen que se mejorará el transporte, incluso a la demanda y se apostará por consultas telefónicas. Tendrán que explicarnos esto porque los medios de transporte en la Ribera del Duero son obsoletos o inexistentes y las carreteras son tercermundistas. Respecto a las consultas telefónicas, parecen rocambolescas cuando estamos hablando en su gran mayoría de pacientes de avanzada edad. En cualquier caso, tendrán que mejorar la cobertura y las telecomunicaciones... Y de videoconferencias, mejor ni hablamos.

Y mientras tanto, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, se destapa diciendo que “no es razonable dar servicios en municipios de 50 personas”. ¡Cuánta solidaridad! A lo mejor razonable no es la palabra, pero sí es equitativo, igualitario y justo. Y en caso contrario, para que todo sea muy razonable, si vamos a dejar a los habitantes del medio rural sin posibilidad de acceder a los servicios más básicos, liberémoslos también de pagar impuestos. Aportan al sistema para luego vivir en lugares donde no hay médico, ni cobertura, ni servicio de autobús, donde transitan por pésimas carreteras o incluso caminos. ¿En qué se benefician?

Ginecología

Y seguimos en temas sanitarios porque la situación del servicio de ginecología del Santos Reyes no está ni de lejos solucionada. Todo apunta a que ahora mismo, el centro arandino está “intervenido” desde Burgos y las decisiones se toman directamente desde el HUBU viendo la situación límite a la que se ha llegado. Es más, la dirección de Burgos es quien trabaja en la actualidad buscando especialistas para Aranda. El problema es que está situación se ha atajado muy tarde, en un momento en el que ya rozaba el escándalo y cuando el Sacyl se ha encontrado con el titular del posible cierre del paritorio de Aranda, una de las ciudades en las que más niños nacen por número de habitantes.

Hace año y medio, desde el propio servicio de Ginecología arandino se puso en conocimiento de los responsables que esto podía llegar a suceder si no se solventaban a tiempo los problemas que iban a acontecer. Incluso algunas voces autorizadas lo pronosticaban mucho antes, cuando se decidió anular, hace unos años, la figura de auxiliar en el paritorio. El Sacyl ahora pide dos ginecólogos voluntarios de Burgos para desplazarse hasta Aranda y de los 27 que hay en el servicio del HUBU nadie quiere venir. Se habla del decreto de movilidad forzosa para obligar a los especialistas de menor antigüedad y los ginecólogos  de Burgos salen en tono dramático diciendo que no están sobrados y eso puede afectar al servicio provincial. Mientras tanto, Igea declara que no hay nada forzoso, de momento, y que las guardias están garantizadas hasta mediados de mes. Estamos hoy a 7, por lo tanto, hasta dentro de ocho días. En cualquier caso, también es necesario decir que la movilidad forzosa, que desde luego que no es lo idóneo porque nadie trabaja a gusto cuando va a un sitio en contra de su voluntad, no es una solución a largo plazo. Ese decreto tiene una validez de seis meses y a partir de ahí… ¿Qué? Se necesita una solución global y no más parches.