Casado asegura que no es intención de la Junta cerrar consultorios

Advierte que se trata de todo lo contrario y para ello se ha iniciado una experiencia piloto en un pueblo zamorano

09/10/2019 11:28 | Begoña Cisneros

Que no se quieren cerrar los consultorios de las zonas rurales, sino llevar a cabo un proyecto piloto para la reordenación de la Atención Primaria, es lo que asegura la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León ante la alerta que ha surgido en la región ante el temor de que la atención en los pueblos iba  a verse mermada. Verónica Casado ha remarcado que esta experiencia que se está realizando en la localidad zamorana de Aliste, basada en la petición de cita previa para estimar la atención que requiere cada paciente, tendrá que valorarse una vez finalizado. “Pretendemos que los médicos están localizables en un horario más amplio del que prestan ahora en esos consultorios y que los ciudadanos accedan a consultas los cinco días de la semana y no uno, como se produce ahora”, afirma la consejera

El proyecto se denomina ‘consultorio agrupado’ y no es nuevo, sino que se presta en un país que tiene una población muy dispersa como es Suecia con “bastante éxito”, remarca Casado, criticando a los grupos de la oposición que hayan utilizado la puesta en marcha de esta iniciativa para lanzar una voz de alarma que tacha de demagogia. “Si no funciona lo dejaremos como está”, prosigue.

 

Un proyecto de reordenación ya consabida

Desde la Junta de Castilla y León recuerdan que el proyecto de reordenación de la Atención Primaria tiene su origen en las movilizaciones sociales y profesionales que derivaron en dos iniciativas: una promovida por el Consejo Castellano y Leonés de Salud, para analizar los problemas de la sanidad en las zonas rurales; y otra, la moción presentada en las Cortes que instaba a la Junta de Castilla y León a definir el modelo que se quiere en el futuro.

La respuesta a estas dos peticiones se concretó en tres grupos de trabajo, con representación ciudadana, sindical y política que, basándose en la documentación aportada por las sociedades científicas, redactó un documento con las propuestas que alcanzaron mayor consenso: organizar la atención en los consultorios locales, dotándoles de mejores medios diagnósticos y terapéuticos; ofertar consulta de lunes a viernes a toda la población de la zona básica de salud (Z.B.S.) manteniendo los consultorios locales; adecuar la atención y frecuencia de consultas en los consultorios locales a las necesidades de salud de la población; valorar la implantación de modelos de atención basados también en los cuidados además de en el diagnóstico y tratamiento, especialmente en los pacientes con enfermedades crónicas, como aconsejan las sociedades científicas; y mantener la competencia profesional mediante el trabajo en equipo, la creación de espacios para la formación y la investigación y la redefinición del papel de los profesionales, adecuándolos a las competencias actuales.

Con la documentación disponible, fruto del diálogo entre todos los implicados, la Consejería ha decidido poner a prueba un plan de respuesta. Con él, los consultorios locales se mantendrán abiertos, con mayor capacidad resolutiva. Mediante la cita telefónica previa -ya implantada en la Atención Primaria en todas las zonas urbanas y parte de las zonas rurales– se concertarán consultas programadas y a demanda. Se mantendrán también las consultas a domicilio en los casos que lo requieran.

La población dispondrá de consulta médica y de Enfermería todos los días de la semana y a poca distancia de su domicilio, a través de C.S. (centro de salud): concentrará la asistencia médica presencial diaria en horario de atención ordinaria y atención continuada; C.R.A. (consultorio rural de agrupación): un número limitado de ellos -en coordinación con los centros de salud– contará también con asistencia médica presencial, como mínimo con un médico y una enfermera, diaría; C-Prox (consultorio de proximidad): se mantendrán abiertos y atendidos tanto por médicos como por profesionales de Enfermería, si bien se pretende que la asistencia se organice a través del sistema de cita previa.

Los resultados que se obtengan en Aliste serán los primeros que sirvan para valorar su puesta en marcha.

Imagen: Verónica Casado, consejera de Salud de la Junta de Castilla y León./  consalud.es