De fiscalías y presuntos

Se abre una nueva investigación para determinar su pudo haber algún delito en la concesión de la licencia de apertura de la plaza de toros

28/10/2019 7:30 | SUSANA GUTIÉRREZ

Fue el 9 de septiembre de 2014, a unas horas intempestivas, muy poco normales y nada habituales para una reunión de un órgano ejecutivo de un Ayuntamiento. Ya caía totalmente la noche, cuando se daba por concluida esa junta de gobierno local. Llamaban la atención varias cosas, la nocturnidad y el secretismo con el que se hacía esa reunión que ya era un secreto a voces; también la asistencia solo de la mitad de los miembros de esa junta de gobierno. Todos los que se ausentaron, cuatro ediles, lo hicieron por no estar de acuerdo con ello, aunque algunos fueron más valientes a la hora de expresarlo públicamente. No se entendía el porqué, tampoco esas prisas, ese afán por dar luz verde a una construcción que no estaba terminada, que no cumplía el proyecto y con muchos peros en el aire. Se veía un cierto servilismo hacia el empresario y una intención de contentar a una parte de la opinión pública. Hablo de esa noche que se concedió la licencia de apertura a la plaza de toros Ribera del Duero, con los informes técnicos y jurídicos de los trabajadores municipales contrarios, y con un informe a la carta contratado a un abogado externo al Ayuntamiento que intentaba dar una coartada a los allí presentes.

Esa ya famosa reunión vuelve a primera línea de actualidad, a pesar de que han pasado más de cinco años, porque la Fiscalía Provincial de Burgos ha abierto diligencias para investigar si en esa concesión de la licencia de apertura, los miembros de la junta de gobierno local pudieron incurrir en un presunto delito de prevaricación urbanística. Todo llega a través de una denuncia presentada por la Plataforma Ciudadana de la Plaza de Toros ante la Fiscalía de Medio Ambiente y Delitos Urbanísticos. En ella se detalla cómo ese permiso de apertura se dio sin haberse realizado la inspección urbanística obligatoria, con unas obras que estaban sin terminar, con un aparcamiento a medio hacer y sin tener visada la modificación del proyecto que no se ajusta evidentemente al original, entre muchos otros aspectos. El Ayuntamiento en plenas fiestas patronales recibió la notificación de esas diligencias y la Fiscalía reclama ciertas contestaciones, entre ellas, que se constate qué personas participaron en esa junta de gobierno local. El Consistorio no suelta prenda, a preguntas de algunos concejales de la oposición, su máxima funcionaria ha contestado con un sorpresivo, “no me acuerdo qué he hecho con ello”. Increíble.

Las diligencias tendrán que seguir adelante y la Fiscalía deberá decidir si remite al juzgado las mismas para que se continúe investigando y tomando declaraciones a los implicados y testigos. Pero la licencia de apertura también está en entredicho en otra vía diferentes. En este caso en el contencioso administrativo, donde se tiene que dilucidar si es nula o no. En breve, tendrán que pasar por el juzgado varios responsables municipales, los técnicos que informaron, los responsables de la empresa… El juez deberá decidir si se hizo siguiendo los cauces legales. Y de forma paralela, desde el Ayuntamiento se siguen sin solventar otros asuntos fundamentales que también generan serias dudas sobre la actuación municipal, en un claro ejemplo de inacción. Hay que recordar que los terrenos de la plaza de toros, cifrados en 700.000 euros, nunca se han cobrado. Tampoco el Ayuntamiento lo ha compensado con la utilización de los 12 días al año, acuerdo que también generaba muchas dudas. Ojo que estamos hablando de algo importante, ese dinero es de todos los arandinos y puede ser un nuevo tema que investigar.

En el asunto de la plaza de toros también se demuestra de alguna manera lo que son los partidos políticos, los aparatos. En esa junta de gobierno local estaban presentes la actual alcaldesa, Raquel González, el concejal de Urbanismo Alfonso Sanz y dos ex concejalas del PP, Azucena Esteban y Mari Ángeles Marín. Las dos, ahora ciudadanas de a pie y alejadas del Ayuntamiento, en su día justificaron su voto a favor por la fidelidad al partido y su apoyo leal a la alcaldesa. Hoy en día, ya fuera de la política, se han enterado de que la Fiscalía les está investigando, a través de los medios de comunicación. No se han tenido tantos miramientos como cinco años atrás. La política…