El PCAL anima a presentar proyectos a las ayudas del LEADERCAL

02/02/2011 13:34 | Begoña Cisneros


La burocracia es uno de los grandes problemas con los que se encuentran los ayuntamientos y las personas que quieren optar a las ayudas del programa LEADERCAL, desde donde se ofrecen 4,9 millones de euros para inversiones en el mundo rural hasta el año 2013. Así se lo ha hecho saber el secretario general del Partido de Castilla y León (PCAL) a sus responsables, solicitando que se reduzca el “papeleo” para solicitar subvenciones. “Sólo para optar hay que cumplir más de quince requisitos distintos”, explica José Ignacio Delgado.

 

Y es que desde el PCAL se temen que esto, añadido a la obligación de adelantar el 100% de la inversión antes de cobrar las ayudas, puede producir que muchos ayuntamientos y empresas privadas decidan no presentar proyectos, lo que llevaría a que no se gastase en la comarca ribereña el dinero que LEARCAL ha aprobado para esta zona. Hasta el momento, sólo se han presentado 47 proyectos, que suponen únicamente el 11,5% de la partida.

 

Delgado anima a los posibles promotores de proyectos “para que no tengan miedo” y acudan a los fondos “que para eso están”. De todas formas, entiende que es difícil embarcarse en un proyecto en el que hay que invertir la totalidad del dinero para luego cobrar una ayuda que, en el caso de los que no generan empleo podría alcanzar el 60% y el 30% para los que sí que generan. Desde el PCAL se propone que el dinero de las subvenciones se otorgue antes y que se vayan certificando según se realice el proyecto. “De esta manera están asfixiando a la gente y pienso que hay mecanismos para comprobar la continuidad de la obra”, explica, quejándose también de que estas ayudas sólo apoyen a microempresas con diez trabajadores como máximo “cuando se pueden abrir a empresas más grandes”.

 

De todas formas, desde el PCAL proponen que la Asociación para el Desarrollo Rural de la Ribera del Duero (ADRI) promueva una serie de iniciativas que beneficien a los 82 pueblos de la comarca, dando continuidad al que realizó con el libro de rutas de senderismo. En este sentido, plantea la posibilidad de editar un nuevo libro de rutas culturales y de elaborar un inventario del patrimonio etnológico e histórico “para que no se hagan las barbaridades que se están haciendo contra lagares, palomares, lavaderos o fuentes entre otros sitios”.