Las guarderías privadas en contra de que la escuela Allendeduero sea municipal

Asemar deja la gestión y será asumida por parte del Consistorio, propietario del centro

24/01/2020 7:30 | DR

Las guarderías privadas de Aranda se muestran contrarias a que el Ayuntamiento de Aranda asuma la gestión de la escuela infantil Allendeduero, situada en las inmediaciones del recinto ferial. Hasta ahora, la explotación ha estado en manos de la Asociación de Empresarios, quien todavía sigue al frente hasta que se concluya el pliego y la contratación del nuevo servicio por parte del Consistorio.

Un total de nueve centros, Duendes, Ciempiés, Ángel de la Guarda, Claret, Vera Cruz, Dumbo, La Escuelita, 5 Sentidos y Entre Algodones, han mostrado su oposición a través de una nota de prensa. En ella muestran su “preocupación máxima” con una situación “crítica” y consideran que es necesario “un espacio para el diálogo y la búsqueda de soluciones a beneficio de todos”.  En esa línea, consideran que la adquisición de una nueva escuela infantil por parte del Ayuntamiento hace que se rompa la convivencia de “armonía” entre centros, al crearse “muchas más plazas públicas de las existentes en años anteriores en detrimento de las plazas privadas”, dejando a ese sector “claramente en desventaja”.

Detallan que, tras varias reuniones con los diferentes grupos políticos de Aranda de Duero, “no hemos conseguido obtener una solución a este problema que afectará directamente no sólo a los trabajadores, alumnos y empresas privadas, sino que también afectará a las familias que residen o trabajan cerca de nuestros centros y que no podrán acudir a ellos cuando esta situación se agrave y tengamos que cerrar nuestras puertas”. Asimimo, critican que como contribuyentes de Aranda  “no vemos necesario un gasto anual aproximado de 600.000 euros para solamente 85 posibles familias que soliciten plaza en estos centros”.

El centro Allendeduero se construyó por parte de la Junta de Castilla y León y fue cedido en el año 2005 al Ayuntamiento, a través de un convenio que especifica que si el centro se cierra, el Consistorio deberá devolver el coste de la infraestructura más los intereses.