¡Viva el Vino!

La vida municipal y local continúa más allá de la Capitalidad Europea 2020

10/02/2020 7:30 | SUSANA GUTIÉRREZ

La actualidad esta movida. Serpentea entre denuncias por prevaricación, crisis internas hasta con cartas al presidente del Gobierno, soterrados intentos de subidas de sueldo, proyectos que no se consuman y una especie de intento de desviarlo todo con un ¡Viva el Vino!

Empezando por lo último, la Capitalidad Europea del Vino se comprende poco o nada en la calle, y lo peor de todo es que nadie parece capaz de explicar en sí que significa y conlleva. Los chistes triunfan en las Redes Sociales y es que no sé a quién se le ocurrió la brillante idea de anunciar a bombo y platillo 20 actividades para 2020, cuando son casi en su totalidad eventos de toda la vida. Falla la planificación, la comunicación, el concepto e incluso el presupuesto. ¿Cómo se puede presumir de que esto es muy importante cuando no hay ni tan siquiera una partida específica para ello? La estrategia, como siempre, es que los colectivos y el sector privado solventen la papeleta y lleguen donde la función pública parece incapaz. Se pide a las peñas que enseñen sus bodegas subterráneas, a las bodegas que arrimen el hombro y a alguna empresa que busque ideas e incluso apoyo institucional.

Y mientras se brinda, los problemas no cesan. En Alcaldía se acumulan los frentes judiciales. A las investigaciones por prevaricación urbanística por la licencia de apertura de la plaza de toros, se le unen ahora otras diligencias por prevaricación mediambiental. Una vecina, con un informe del Procurador del Común contundente en el que se constata la inacción del Ayuntamiento, ha emprendido un proceso judicial que da sus primeros coletazos en el juzgado arandino por no hacer cumplir la Ley de Ruido a algunos bares de la zona centro.

Por su parte, los establecimientos, de esa zona y otras, hablan también de discriminaciones por parte del Consistorio, que a unos se hace cumplir y a otros no. En algunos casos se abren expedientes y en otras situaciones idénticas miran hacía otro lado. Por su parte, la Policía Nacional, leído incluso en autos judiciales, lamenta la dejadez del Ayuntamiento a la hora de actuar en los establecimientos de la Calle Hospicio. Allí los incidentes graves se repiten día sí, día también, las detenciones… pero parece no importar demasiado.

Esos son solo algunos de los muchos problemas que se le acumulan al gobierno municipal, cuya regidora respira mucho más tranquila presenciando el jaleo que viven los de enfrente. Tras ser cesada como secretaria general del Partido Socialista por la dimisión en bloque de su ejecutiva, Mar Alcalde, todavía portavoz municipal, lejos de intentar calmar las aguas, parece deseosa de que llegue un maremoto. En una especie de periplo por algunos medios de comunicación, arremete contra sus compañeros, lo que apunta a una situación imposible de reconducir. Su último paso, escribir una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez contando su versión de los hechos. Más en una estrategia mediática que buscando una respuesta. Pena que se apueste por escribir por este tipo de temáticas y no se hayan enviado misivas a Sánchez reivindicando la construcción de la Autovía del Duero o la reapertura del directo. Los partidos marcan sus rutas, y es conocido que la única manera de recuperar la Secretaria General es presentarse a un proceso de primarias. Esperaremos movimientos.

Y mientras sucede todo esto, sigue pasando desapercibida la subida de sueldos que busca sacar adelante el bipartido formado por PP y Ciudadanos en los presupuestos. Esos 290 euros por pleno que tanto escuecen a los arandinos. La friolera de 82 euros por hora, en el peor de los casos. Además del 60% de subida de ‘sueldos’ a los portavoces y los incrementos considerables al resto, sobre todo gobierno y portavocías. El parné.