Consejos para la desinfección de las calles

Los municipios deben velar por la protección de sus habitantes

24/03/2020 9:51 | DR

En Aranda de Duero la desinfección de las calles comenzó la semana pasada, y es ahora la Junta de Castilla y León, en colaboración con la Federación Regional de Municipios y Provincias, la que ha establecido una serie de recomendaciones para la limpieza viaria y los espacios públicos ante el COVID-19.

Los esfuerzos se deben centrar, se indica, en la limpieza y desinfección de los lugares que prestan servicios públicos, es decir, donde pueda concentrarse un número elevado de personas, especialmente en centros de salud, entornos de residencias de ancianos, ayuntamientos y aquellos establecimientos comerciales abiertos (panaderías, supermercados, farmacias, etc.). También se debe considerar importante la limpieza y desinfección de los puntos de recogida de residuos, tales como contenedores y/o cubos de basura y los alrededores de las zonas donde estén situados los mismos.

Por otro lado se recomienda evitar desinfecciones generalizadas de todo el núcleo especialmente en aquellas zonas en las que no hay establecimientos abiertos.

La dosificación más común aconsejable para la desinfección con hipoclorito es al 0,1 % (20 ml de lejía común por litro de agua). Se puede aplicar con mochilas pulverizadoras en espacios abiertos o con una bayeta que debe limpiarse con agua del grifo tras cada uso y volver a impregnarse con esta disolución de lejía.

Para que resulte efectiva la desinfección, debe extremarse la limpieza, primero barrer, segundo agua y jabón y tercero desinfectar. La limpieza elimina gérmenes, suciedad e impurezas mientras que la desinfección mata los gérmenes en esas superficies y objetos. Por ello, es muy importante que haya una buena limpieza antes de proceder a la desinfección.

Con el único fin de evitar que desde un ayuntamiento se pudiera ocasionar algún perjuicio al proceder a la desinfección de las vías públicas, se añaden las siguientes sugerencias:

 

  •     El hipoclorito destinado regularmente a la potabilización del agua, salvo que se garantice que se cuentan con existencias suficientes, es conveniente reservarlo, con el fin de evitar que a medio plazo haya un desabastecimiento de cloro que no nos permita lo más importante, la potabilización del agua domiciliaria.
  •     No se aconseja la utilización de equipos a presión a la hora de desinfectar las vías públicas. En vez de lograr ese objetivo, lo que pueden provocar es la diseminación de patógenos. La forma de aplicación sería con procedimientos mecánicos, tipo sopladoras a motor, con una pulverización o nebulización, cerca del suelo o paredes a desinfectar y con escasa potencia para no levantar polvo ni aerosoles.
  •     Con el fin de proteger a los operarios que llevan a cabo tareas de desinfección, es necesario que los mismos cuenten con los equipos de protección personal y se les facilite la información pertinente para su utilización y seguridad. Los operarios deberán contar con traje de plástico tipo Tyves o similar, gafas protectoras, guantes de protección, mascarilla autofiltrantes para gases y vapores inorgánicos.

Imagen: Desinfección junto al centro Sur. / Bomberos de Aranda