Las persianas del comercio se abren de forma tímida en Aranda

Los esfuerzos se dirigen principalmente a cumplir con las medidas de seguridad

04/05/2020 13:53 | Begoña Cisneros

Con una tímida apertura de verjas, muchas de ellas a medio camino y algunas aún cerradas, los comercios de Aranda inician este lunes su atención al público en la fase 0 de la desescalada en el estado de alarma que hoy comienza para ellos. Leve apertura porque es mucha la tarea que se precisa para tomar todas las medidas de precaución necesarias para esa atención y el trabajo ahora se centra sobre todo en asegurar esas medidas. “Es muy complicado y tenemos que hacerlo todo rápido, por lo que no podemos abrir hasta que las medidas no estén tomadas, pero estamos deseando hacerlo”, comentaba la responsable de una librería.

La fase que hoy se inicia y que de momento estará vigente dos semanas, antes de pasar a la 1 si el proceso de desescalada en la provincia de Burgos es óptima, indica que los locales y establecimientos de proximidad (con menos de 400 metros cuadrados) pueden abrirse aunque asegurando la atención individual. A través de sus redes sociales y de carteles a la entrada del comercio muchos están indicando el número de teléfono para solicitar cita previa con el fin de que las personas no se amontonen en el interior ni que tengan que hacer colas. Solo se permite la entrada de un cliente por cada dependiente, siempre y cuando se garantice la distancia mínima y con preferencia a la atención a personas mayores respetando su horario de salida: de 10 a 12 del mediodía y de 19 a 20 horas.

Y aunque muchas peluquerías continúan hoy cerradas, es quizás este sector uno de los más demandados por la población que lleva en confinamiento varias semanas. En el día de hoy todos los esfuerzos de las peluquerías están encaminados a cumplir con las medidas de higiene como la desinfección del local, que deberá ser muy exhaustiva entre cliente y cliente con el uso de mascarilla, guantes, desinfección de los utensilios después de cada servicio y atender a los usuarios con el mínimo contacto. “Llevamos días recibiendo llamadas para concertar cita y casi antes de abrir ya estamos un poco desbordados, pero estamos deseando ponernos a trabajar cuanto antes y de que todo esto se quede en un mal recuerdo que no se repita”, nos cuenta una peluquera.

La obligación de los comercios que hoy abren al público es la de limpiar las instalaciones al menos dos veces al día centrándose en puertas, mostradores y superficies de contacto usando disoluciones desinfectantes.

También abren hoy los restaurantes y bares con servicio de comida para llevar, aunque sigue prohibido el consumo en el local.