Tres de cada diez españoles han empeorado sus hábitos alimentarios durante el confinamiento

El aumento de consumo de snacks y golosinas, principal causa del empeoramiento de los hábitos de alimentación

05/05/2020 12:02 | DR

Tres de cada diez españoles consideran que han empeorado sus hábitos alimentarios (32%) desde el inicio del confinamiento, según refleja una encuesta representativa de la población y realizada por el marketplace de salud Doctoralia, el marketplace. Este estudio tiene como objetivo evaluar cómo ha afectado el confinamiento a la salud física y mental de los españoles e incluye datos relacionados con el teletrabajo, la actividad física, y las relaciones en pareja y familia.

Mujer de entre 35 y 44 años y con al menos un hijo: se trata del perfil medio que componen aquellos que han empeorado sus hábitos alimentarios durante el confinamiento. Como principal causa, se atribuye el consumo de alimentos no saludables: un 58% reconoce que come más golosinas o snacks que antes del confinamiento, mientras que un 16% lo atribuye a un aumento del consumo de refrescos, y un 10%, al del alcohol. Únicamente un 19% especifica que sus hábitos han empeorado porque no tienen tiempo para cocinar, o no saben hacerlo. De hecho, cuando se les pregunta a los participantes por la variación de peso, un 30% afirma que han ganado kilos desde que se inició el confinamiento, un 20% no lo sabe y la mitad restante no ha sufrido variaciones.

En proporción similar, un 29% de los encuestados ha aprovechado la situación para mejorar su alimentación. Principalmente, porque realizan comidas más saludables (78%), pero también hay quienes han reducido o eliminado el consumo de alimentos poco saludables como snacks y golosinas (29%),  refrescos (19%), o alcohol (18%).

El nutricionista Ángel Soriano, miembro de Doctoralia, aconseja “evitar dietas milagro o grandes restricciones para bajar de peso y adquirir unos hábitos saludables y mantenerlos en el tiempo, empezando por adoptar una dieta rica en fruta, verduras, hortalizas, legumbres y cereales integrales, así como no descuidar el consumo de pescado azul (atún, salmón, sardinas, o boquerones) carnes magras, y huevos, para aportar suficientes proteínas y obtener una buena fuente de vitamina D.” El experto añade: “si durante el confinamiento se ha dejado de comer cierto tipo de productos frescos, como pescado o verduras, es hora de recuperarlo y aportar al cuerpo los nutrientes que necesita. Asimismo, es mejor evitar alimentos ultraprocesados, ricos en azúcares, en harinas refinadas y en grasas. Para contrarrestar el picoteo continuo o la improvisación de comidas poco saludables, lo mejor organizar la lista de la compra y elaborar un menú semanal”.

 

La mitad de la población se mantiene activa en casa

Sobre los datos referentes a la práctica de deporte, un 51% de la población refiere mantenerse activa en casa, con una proporción similar entre los que tienen hijos (51%) y los que no tienen (49%). Además, un tercio de esta población activa afirma hacer ejercicio con más intensidad que antes del confinamiento (36%).

En lo que respecta al conjunto de participantes que no realizan actividad física en casa, el confinamiento ha llevado a la falta de motivación en un 34% de los casos. Estos admiten haber dejado de hacer ejercicio durante este período a pesar de practicar deporte de manera habitual. Asimismo, un 20% afirma no hacer ejercicio por una cuestión de espacio, tiempo, o falta de materiales apropiados, y un 10%, asegura que prefiere directamente retomar la actividad física una vez se vuelva a la normalidad. Uno de cada cuatro (24%) directamente reconoce no hacer deporte nunca.