Dos horas y media atrapada en el ascensor

Los vecinos denuncian que no es la primera vez que el ascensor, instalado hace apenas 5 meses, se avería

21/05/2020 8:41 | Begoña Cisneros

Más de dos horas y media fue el tiempo que tardaron los bomberos de Aranda, ayudados por la policía local, en sacar a una mujer que se quedó atrapada en el ascensor de una comunidad de vecinos de la plaza de San Esteban. Los hechos sucedían ayer miércoles, minutos antes de las once de la noche,  en el edificio situado en el número 9 de esta plaza. Debido a una avería la mujer se quedaba atrapada en el interior de la cabina.

Hasta al lugar acudía una cuadrilla de bomberos, así como efectivos de la policía local. Tras una hora de intentos fallidos para desbloquear las puertas al final lograban acceder al interior del cuadro con ayuda de los vecinos para localizar el atasco de la cabina. Cuarenta y cinco minutos después llegaría el técnico que junto con los bomberos y la policía conseguían sacar a la mujer que no sufrió ningún daño.

No es la primera vez, denuncian los vecinos, que este ascensor instalado en enero de 2020 falla. Señalan que la avería ocurrida anoche fue a causa del mal montaje, que ha provocado el mal deslizamiento de la cabina, que sufrió un atasco en las guías de la mecánica y un corte de luz en su interior, lo que hizo que la cabina se parase en seco. Debido a su mala instalación, apuntan los vecinos, el botón de emergencias no funcionó correctamente, impidiendo la comunicación con el centro de ayuda.

No descartan en esta comunidad denunciar a la empresa aludiendo a una mala instalación, pero también por lo que les parece a los vecinos “un deficiente servicio de auxilio, tardando una hora y tres cuartos en acudir a la llamada”. Por otro lado, tampoco entienden que el técnico no llevara consigo medidas de seguridad frente a la COVID-19.

Y aparte de las labores de desinfección que desde los bomberos de Aranda se continúan realizando en diversas zonas de la ciudad, también ayer acudieron al camino de Vadocondes sobre las 21:30 horas para sofocar un pequeño incendio que se producía en un pasto.