Las visitas a la Ruta Ribera se animan y mejora las previsiones marcadas en el plan de contingencia

La gerente, Sara García destaca el incremento de un 25 % en el número de usuarios en la web respecto a mayo

17/07/2020 7:16 | SUSANA GUTIÉRREZ

Presentaron un plan de contingencia “prudente y realista” para afrontar la crisis sanitaria de la covid-19 y, según van transcurriendo las semanas, las sensaciones mejoran y las visitas se van animando. La Ruta del Vino Ribera del Duero va adaptando, semana a semana, su plan de acción, con un talante optimista  debido a que gradualmente se van notando datos más positivos que hacen confiar en que se va a cerrar el año con muchos mejores registros de los que se auguraban en plena pandemia.

Así lo detalla la gerente de la Ruta del Vino Ribera, Sara García, quien confirma que “es cierto que cada vez que van pasando los días tímidamente se notan mejorías en los escenarios que manejamos al principio”. En este sentido, afirma que la reactivación “va despacito, pero con buena letra” y destaca el trabajo realizado por los socios para adaptarse a su nueva realidad manteniendo la calidad y las medidas higiénico sanitarias.

El movimiento y buenas sensaciones se ven refrendadas también por el nivel de actividad que se registra en la página web, una de las herramientas importantes de comercialización del producto turístico de la Ruta. “Desde hace tiempo hemos dedicado muchos esfuerzos a la promoción y digitalización. Somos una de las rutas más fuertes en audiencias digitales y vemos que esos datos están mejorando”, explica Sara García. Lo argumenta con algunas cifras importantes, como que, en la actualidad, las consultas a la página web han experimentado un aumento de un 25% de usuarios con respecto al mes de mayo. Además, se han incrementado en más de un 20% las sesiones que los usuarios están dedicando a las consultas.

Perfil

En esta nueva normalidad, el enoturismo busca aprovechar su situación privilegiada, al tratarse de una oferta que se ajusta a la realidad actual, huyendo de aglomeraciones, con actividades en espacios abiertos y abierta al turismo familiar. “Es cierto que desde hace años apostamos por la promoción turismo de naturaleza y vinculado a la sostenibilidad y a la familia, con calidad alta. En verano, que antes no era una época fuerte, se espera un repunte de esos viajeros que antes era más habitual que se fueran a la playa y ahora visitan turismo de interior. Será una buena alegría si se confirma”, incide la gerente de la Ruta.

También el verano puede ser un buen momento de tránsito entre los propios ribereños, ya que todavía existen lugares muy desconocidos dentro de la Ruta del Vino para los habitantes de la zona. “A nivel turístico, todos en general somos capaces de irnos a París y no sabemos lo que tenemos en el pueblo de al lado. La Ribera del Duero tiene 115 kilómetros de territorio de un extremo a otro y nos podemos encontrar muchas sorpresas. Os animo a todos”.