El Santos Reyes aplaude la decisión de la Junta sobre la obligatoriedad de la mascarilla

Su gerente advierte que "nos estamos jugando mucho"

17/07/2020 14:49 | Begoña Cisneros

El gerente del hospital arandino Santos Reyes ve con muy buenos ojos la decisión adoptada por la Junta de Castilla y León que obliga, a partir de las 0 horas de esta noche, a llevar mascarilla independientemente de que se guarde o no la distancia de seguridad. Porque los datos son buenos, sin ningún brote descubierto en la comarca ribereña durante la última semana, pero la llegada de veraneantes a la comarca ribereña hace temer, y mucho, la posibilidad de que aparezcan. “Debemos seguir así y para ello creo que el decreto llega en un momento muy adecuado”, comenta Evaristo Arzalluz, quien señala que “deberíamos ser responsables cada uno de nosotros en el tema de la mascarilla, pero viendo que hay un sector en la población que no hace caso, que no es solidaria, que le da igual las consecuencias que pueda tener su falta de responsabilidad, la junta de Castilla y León se ha visto en la obligación de emitir el decreto”, nos cuenta.

Porque “nos estamos jugando mucho”, asegura,  ya que una vez que se ha superado la primera fase de la pandemia “ahora es muy fácil controlar los brotes siempre y cuando se detecten y se aíslen a tiempo, pero en el momento en que un brote se te va de las manos es muy difícil, por no decir imposible controlarlo”.  Y como el uso de la mascarilla “ha demostrado ser muy eficaz debe ser obligatorio, ya que hay un sector de la población que no hace caso a las indicaciones de los sanitarios y de las autoridades”, señala Arzalluz.

Especial atención hay que tener en el cuidado de los habitantes de los pueblos con la llegada masiva de personas que llegan de fuera. El sector de las residencias también tiene, para Arzalluz, gran importancia. “A mí me siguen preocupando muchísimo porque no puede volver a ocurrir lo que ha ocurrido”, indica, añadiendo que “creo que si esto va adelante vamos a controlar adecuadamente los brotes, el momento inicial y, si todo va bien, no va a haber una segunda oleada”.

 

103 casos activos en la comarca

Y las cifras siguen siendo buenas con respecto al COVID en la comarca, donde durante esta última semana se ha visto disminuir el número de casos activos pasando de 156 a 103, 53 menos. De esta manera contamos con 63 casos activos en personas adscritas al centro de salud Sur, 23 en el Norte, 10 en Aranda rural, 7 en la zona de Roa y ninguno en la de Huerta de Rey.

Una enfermedad que ha afectado a un total de 1.565 personas, nueve nuevas en la última semana. En cuanto a las pruebas PCR, de las 3.098 realizadas 155 se han hecho en la última semana desde los centros de salud con ninguna positiva.

En el lado negativo, en los últimos siete días se ha contabilizado el fallecimiento de trece personas, dos de ellas por síntomas compatibles con la enfermedad del COVID y las dos en Aranda de Duero.

Pie de foto: Imagen de archivo de trabajadoras del hosptial durante el cierre del hospital de campaña. / BC