5 curiosidades que hacen única a la Ruta del Vino

Ribera del Duero alberga en su territorio una mezcla de patrimonio, naturaleza, cultura y vino, que la convierte en uno de los destinos turísticos más singulares de nuestro país

24/07/2020 8:32 | DR

Este verano, el 70% de los españoles planea apostar por el turismo de interior según el Estudio sobre el turismo rural post COVID-19 publicado por el portal especializado TurismoRural.com. La proximidad con las grandes ciudades; la desconexión y la posibilidad de evitar grandes aglomeraciones; la gran oferta de experiencias y actividades al aire libre; o el trato personalizado son algunas de las razones que animan a los españoles a decantarse por el turismo de interior.

El turismo rural se convierte así en una de las mejores opciones para disfrutar estas vacaciones con nuestros amigos, en pareja o en familia y lugares como la Ribera del Duero alberga una gran oferta enoturística de calidad para todos los públicos.

Por ello, la Ruta del Vino Ribera del Duero ha elaborado una selección de las 5 curiosidades más desconocidas de la Ribera del Duero que hacen, de la segunda ruta del vino más visitada de España, un destino que no podemos dejar de visitar este verano.

Panorámica del pueblo de Haza

 

1.            Ocho pueblos declarados Conjunto Histórico de nuestro país, dos pueblos “mágicos” y uno de los más bonitos de España

Los pueblos que conforman la Ribera del Duero cuentan con un gran patrimonio artístico y cultural. En la Ruta del Vino Ribera del Duero, podemos visitar 8 pueblos que han sido declarados conjuntos históricos, protegiendo así los bienes culturales categorizada por el Patrimonio Histórico Español y regulado por el Ministerio de Cultura de España: Gumiel de Izán (Burgos), Haza (Burgos), Langa de Duero (Soria), Peñafiel (Valladolid), Peñaranda de Duero (Burgos), Rejas de San Esteban (Soria), San Esteban de Gormaz (Soria) y Vadocondes (Burgos).

Además, los pueblos de Peñaranda de Duero y San Esteban de Gormaz también forman parte de la red de Pueblos Mágicos de España, iniciativa impulsada por el Instituto de Desarrollo Local y Estudios Sociales IDL y que destacan el carácter único de los pueblos por su gastronomía, sus tradiciones o su historia, entre otros motivos.

Por otro lado, en la zona de Ribera del Duero también podemos contar con uno de Los Pueblos Más Bonitos de España: Caleruega, en Burgos. Esta asociación promociona  zonas rurales y pequeños municipios de nuestro país que cumplan una serie de requisitos (como una población inferior a 15.000 habitantes o poseer un patrimonio arquitectónico o natural certificado) y realiza una auditoría para certificar que el pueblo cumple diferentes criterios de calidad.

 

Camino a las Hoces

 

2.            Un Parque Natural con viñedos incluido, en el mayor refugio de aves rapaces de Europa

Al nordeste de la provincia de Segovia, muy próximo a las provincias de Burgos y Soria, se encuentra el Parque Natural Hoces del Río Riaza, un enclave único para disfrutar de la naturaleza dentro de la Ruta del Vino Ribera del Duero.

Los visitantes podrán realizar seis sendas diferentes, señalizadas y homologadas, acompañados de cortados calizas, con abundantes repisas y oquedades de variados tamaños. Pero, uno de los mayores secretos que esconde el Parque Natural, es la presencia de viñedos, siendo la Ribera del Duero una de las pocas denominaciones de origen del país que cuenta con productores de vinos dentro de un parque natural, donde poder acabar la jornada con una cata de vinos en compañía.

Además, en este Parque Natural, podemos encontrar el Refugio de Montejo de la Vega, el mayor refugio de aves rapaces de Europa, concretamente de buitres leonados, alrededor de unos 1.300 ejemplares. Una curiosidad es que Félix Rodríguez de la Fuente impulsó la protección de este espacio y le dio gran visibilidad y notoriedad a través de su serie de televisión “El hombre y la Tierra”. 

 

Bodega de Alfonso VIII

 

3.            La bodega más antigua de la Ribera del Duero

A las afueras de Caleruega (Burgos), en el despoblado San Martín de Bañuelos, se encuentra la bodega más antigua de la Ribera del Duero.  El primer documento referido al enclave data de 1179, cuando perteneció al Rey Alfonso VIII, aunque podría ser anterior, ya que en esa zona pudo existir una villa romana.

De la bodega se conservan tres paredes y una pila tallada en piedra provista de una canilla. A la cava se accede a través de una rampa, consta de una nave de 25 metros de longitud y una zarcera de 12 metros.

 

 

4.            Más de un centenar de kilómetros de sendero a orillas del río Duero

La Ribera del Duero discurre suavemente entre páramos, colinas y valles, siempre acompañados por el río Duero como compañero de viaje. Precisamente, en sus orillas encontramos una buena alternativa para disfrutar de la Ruta del Vino: la Senda del Duero G-14.

La Senda del Duero cuenta con más de 750 kilómetros desde el nacimiento del río en la Sierra de Urbión. De sus 42 etapas de diferente longitud, cinco de ellas recorren la Ruta del Vino Ribera del Duero, con una longitud de más de un centenar de kilómetros donde podemos disfrutar de lugares como el Castillo de Peñafiel, el Castillo de Curiel o las villas medievales.

 

Alcubilla de Avellaneda

 

5.            Una ruta dentro de la Ruta: “el pueblo de las cien fuentes”

En la provincia de Soria, nos encontramos con Alcubilla de Avellaneda, o también conocido como “el pueblo de las cien fuentes”.

Actualmente, esta curiosa ruta de 13,4 kilómetros cuenta con 18 fuentes señalizadas y restauradas, de entre las más de 100 que hay en el término. Durante el recorrido podrás observar animales silvestres, como corzos, jabalíes o zorros, o pájaros de todo tipo.