Que el nuevo hospital "no tenga que tocarse" en 25 años

Comienzan las reuniones de los directivos del hospital con los arquitectos para un hospital que tendrá sitio para todo, a falta de que "los de arriba" apuesten por abrir los servicios

27/08/2020 15:03 | Begoña Cisneros

Gusta mucho a los miembros del comité directivo del hospital la propuesta elaborada por el estudio de arquitectos Berna 10 para la construcción del nuevo hospital de Aranda, una propuesta que ahora deberá convertirse en la redacción de un proyecto para su posterior construcción. Pero antes se requiere, con el fin de que las cosas queden lo mejor marcadas para evitar que después la construcción se dilate en el tiempo por falta de previsión, que arquitectos y equipo técnico del hospital se sienten a la mesa para aclarar qué se necesita, qué se quiere y de qué manera. El fin, destaca el director de gestión del Santos Reyes Antonio García Balcells, conseguir un hospital “que no se tenga que tocar durante los próximos veinte o veinticinco años”.

Hoy ha tenido lugar la primera de esas reuniones donde el equipo directivo del hospital se ha sentado junto con el arquitecto responsable de este proyecto, Carlos Sobrini, que ha destacado de él que se trata de un proyecto “fácil y sin complicaciones” al tratarse de un edificio que no dará problemas de humedades al abrir el subsuelo, ya que no tendrá sótano, que se trata de un terreno llano, que no se prevén problemas de restos arqueológicos y que no requiere de la demolición de otros inmuebles.

Y gusta mucho a los directivos del hospital la primera propuesta por varios motivos: Por la situación de la parcela, con un acceso muy fácil y rápido desde los pueblos de la Ribera que suponen el 50% de los pacientes; porque es amplia en previsión de posibles modificaciones y porque están bien ordenadas las zonas permitiendo circulaciones holgadas de sanitarios y pacientes. Y es que de los 12.500 metros cuadrados de que dispone actualmente el Santos Reyes se pasará a los 42.000 metros cuadrados.

Serán cuatro las zonas diferenciadas (hospitalización, urgencias, proveedores y consultas) y cada una de ellas tendrá su propia entrada evitando así el contacto continuo de las diversas áreas. Con el nuevo hospital se aunarán las consultas de especialistas, liberando así los 1.700 metros que actualmente se utilizan en el centro Sur, se incorporará el servicio de emergencias junto a la parte de urgencias y se habilitarán los espacios necesarios para que, si los gestores de la Junta deciden abrir más servicios, no exista el mayor problema. Así, se contará con espacio para acoger los servicios de urgencias de atención primaria (SUAP), con otro para permitir la diálisis y se podrá contar con una UCI. “Espacio habrá, hay una UCI reservada con su estructura y nosotros la queremos con equipamiento”, explica  el director de gestión, añadiendo a continuación una pregunta con su respuesta: “¿Cuál es la diferencia de que haya UCI o no haya UCI en Aranda? El personal, que haya intensivistas. Eso no es una decisión nuestra, pero si alguien decide que haya una UCI con intensivistas el espacio estará ahí”, asegura.

En realidad, el proceso que ahora comienza podría derivar en que en el año 2025 los arandinos y ribereños podamos ver inaugurado el nuevo hospital. Pero la experiencia nos ha enseñado que entre medias hay muchas adversidades, a la hora de adjudicar las obras con la facilidad que existe para interponer recursos o a la hora de los temidos “modificados” que obligan a paralizar las obras porque entre medias se añaden mejoras no contempladas en el proyecto inicial. Por eso es importante, asegura el gerente del Santos Reyes Evaristo Arzalluz, “dedicar muchas horas dedicadas a esto, a reunirnos, porque cuanto más dediquemos ahora en esta fase son horas que vamos a ahorrar en la fase de ejecución y sobre todo dinero porque cualquier modificado cuesta mucho”. Por ello una vez que se hayan definido los grandes aspectos lo siguiente será hablar con los profesionales de cada servicio para que ellos aporten sus propuestas para incluirlas en el proyecto de Berna 10.

Imagen: Primera reunión del equipo directivo con Carlos Sobrini (4º por la derecha), arquitecto responsable del proyecto. / BC