Sin Circunvalación Este de momento, pero con buenas intenciones

El consejero de Fomento asegura que está en "nuestra primera línea de salida de actuaciones"

31/08/2020 10:11 | Begoña Cisneros

Buenas palabras llegan de nuevo de manos de la Junta de Castilla y León para la continuidad de la circunvalación Este de Aranda. Esta vez la llamada a “seguir esperando” llega otra vez de manos del consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien alude a que primero se tiene que saber de qué dinero dispondrá la Junta para llevar a cabo unas obras que se encuentran “en nuestra primera línea de salida de actuaciones en cuanto estabilicemos nuestras cuentas”.

Estas manifestaciones las hacía el político regional en la visita que realizaba junto con el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, a las instalaciones de la empresa Burpellet que se encuentran en la pedanía de Araúzo de Miel de Doña Santos. “Ahora mismo el contador de las actuaciones públicas está parado hasta ver cómo encaramos los gastos ingentes que han producido el coronavirus”, señalaba Suárez-Quiñones, explicando que “estamos pendientes de saber cuáles son los fondos europeos que traslada el gobierno español a la comunidad autónoma y a partir de esa configuración y estabilización de las cuentas y eliminando las incertidumbres que tenemos, entre ellas si el gobierno nos va a permitir endeudarnos más la Junta de Castilla y León como hemos pedido, trataremos de mantener nuestra capacidad inversora y desde luego esa obra es una obra importantísima”, asegura.

En definitiva, nada claro para una carretera cuya primera fase se inauguraba hace una década y ese mismo día el presidente de la Junta en ese momento, Juan Vicente Herrera, aseguraba que comenzaba a trabajar para ver construida la segunda fase. En nueve años de momento se ha conseguido únicamente la declaración de impacto ambiental del trazado y a la espera estamos de que se liciten las obras. El propio consejero de Fomento se comprometía en 2018 a que en la primavera de 2019 se licitaría la segunda fase. De momento, ha pasado más de un año desde esa fecha.

 

 

Burpellet

En la visita de los políticos regionales a la fábrica Burpellet pudieron comprobar las mejoras realizadas en las instalaciones dedicadas al aserrado y aprovechamiento de la madera, con nuevas oficinas, una instalación fotovoltaica y con la puesta en funcionamiento en pocos días de una línea de astillado con capacidad para 70.000 toneladas.

Maderas Hijos de Tomás Martín es capaz de procesar 600 toneladas de madera al día, con una capacidad de almacenamiento de 20.000 toneladas y fabrica 70.000 metros cúbicos al año. En 2011 iniciaba la fabricación de pellets de madera de pino bajo la marca Burpellet. Su capacidad de almacenamiento de pellet de 25.000 toneladas y posee una capacidad de producción de 90.000 toneladas anuales de pellets. El equivalente a 3.600 camiones.

En su compromiso con el medio ambiente y la reducción de la huella ecológica cuenta con una instalación fotovoltaica de 1300 kW, el equivalente a 360 viviendas. Todo ello permite ser a Maderas Hijos de Tomás Martín una empresa sostenible y comprometida con su entorno, que evitará la emisión anual de más de 85 millones de kg de CO2 a la atmosfera.

Desde hace varias semanas cuenta con un desfibrilador y se ha formado al 60% de la plantilla para su uso en caso de urgencia, así como al 100% de los trabajadores en quinto turno, dando un servicio 24 horas, 7 días a la semana a la comarca.