Una comisión de investigación estudiará el expediente de la plaza de toros

25/02/2011 13:56 | Begoña Cisneros


El Ayuntamiento de Aranda de Duero creará en los próximos días una comisión de investigación para estudiar el expediente de la plaza de toros. Así lo decidieron anoche todos los grupos políticos tras debatir la moción presentada por el PCAL pidiendo la realización de una auditoría externa para tratar el asunto. Si bien con la propuesta castellanista los concejales, excepto los tres independientes, se mostraron en desacuerdo, sí que mostraron su apoyo a la opción que presentaba el concejal del PP, Ángel Guerra, proponiendo la apertura de una investigación interna donde participen todos los grupos políticos y los trabajadores implicados en el expediente con el fin de demostrar que desde el Ayuntamiento se ha actuado en base a la legalidad. “Quiero que se haga ese seguimiento y quiero demostrar que ningún concejal de esta corporación tiene intereses particulares con el asunto de la plaza de toros”, manifestaba.

 

Son conscientes los ediles de que el expediente de la plaza de toros es el mayor que existe en el Ayuntamiento, pero piensan que es hora, dado las descalificaciones, críticas y elucubraciones a que ha dado lugar este caso “de que se vean los acuerdos de la juntas, quienes estaban, los decretos que se han firmado y todo lo que se hizo, que se vea el informe del derribo de la plaza., que se vea todo”, señalaba Guerra.

 

El concejal de Festejos, Sergio Ortega, se mostraba de acuerdo con la propuesta popular y acusaba al PCAL y a los no adscritos de haber iniciado, utilizando el expediente de la plaza, “el show de la campaña electoral”. “Traen un anzuelo (refiriéndose a la auditoría), si votamos en contra dirán que algo tenemos que ocultar y no tenemos nada que ocultar. Si alguien tiene claro que alguien tiene la culpa o intereses, que vaya al juzgado”, decía Ortega con tono de enfado.

 

Tanto Guerra como Ortega acusaron a terceras personas de “meter cizaña”. Aunque no dijeron sus nombres todo apunta a que iban dirigidas a la anterior concejal de Urbanismo en el mandato popular de Guerra, Soledad Romeral. Ortega, por ejemplo, señalaba que la comisión tendría que investigar “también a los que están metiendo porquería y no están y no se atreven a dar la cara porque sus puestos peligran”. Por su parte, Guerra acusó “a personas externas que sí que tienen intereses”.

 

Los no adscritos retiran su moción

 

Por otro lado, los concejales no adscritos retiraron la moción que presentaban para exigir informes jurídicos sobre los terrenos propuestos por Toros Ricor para construir los aparcamientos de la plaza. Los independientes argumentaban su propuesta en el hecho de que la clasificación de las parcelas no está clara y que dependiendo de la escala que se tomase podrían variar de suelo rústico a suelo urbano. Del mismo modo pedían la exigencia al propietario de la plaza de una solución ajustada a la realidad.

 

Ni IU-LV, ni el PP ni el PSOE entendieron el sentido de la moción, ya que los protocolos municipales obligan a esos informes que ellos pedían sin necesidad de moción alguna.

 

En el ánimo de concretar e ir más allá, Sergio Ortega propuso que con los informes de los técnicos sobre la calificación del suelo, sobre las alineaciones y sobre la seguridad del coso sobre la mesa en enviase la documentación a la Junta de Castilla y León con el fin de que se pronunciasen sobre el posible cambio de suelo, algo que pide Toros Ricor. “Si contesta que no procede se notifica a la empresa y se tiene que buscar otra ubicación. Si procede el próximo equipo de gobierno tomará la decisión”, argumentaba.

 

Por su parte, el edil de IU, Ángel Martínez, manifestaba que “no podemos consentir que la plaza de toros sea un arma arrojadiza donde podemos llamarnos absolutamente de todo”.