Rebaja en el IBI

El Pleno aprueba un descenso en torno al 10% del impuesto que debería pagarse en 2021

11/09/2020 12:30 | Begoña Cisneros

El anuncio que realizaba  la Concejalía de Hacienda hace unos meses hoy se convierte en realidad gracias a la aprobación de la modificación del impuesto de Bienes Inmuebles por el Pleno arandino. Y es que con esta medida se atenúa el impacto que supondría la subida de valor que se produjo en el año 2015 con la revisión catastral, que derivó en el acuerdo de un incremento gradual en 10 años para que los ciudadanos se enfrentasen a esa subida del valor de sus casa y fincas.

De esta manera, los propietarios arandinos no solo no sufrirán un incremento en el pago, sino que verán reducido en un 10% el dinero que tendrían que pagar en 2021 por la tasa. Del mismo modo se incluyen novedades, como la modificación del 50% a los edificios que cuenten con la certificación energética A o B o la reducción de un 3% de aquellos recibos que estén domiciliados. El único requisito en esta rebaja es que el contribuyente tenga todos los pagos domiciliados tanto del IBI como del impuesto de vehículos si los tuviera.

Otra novedad será la posibilidad del fraccionamiento del pago en tres veces a lo largo del año y sin tener que costear por ello intereses. Así se pasarían los recibos en los primeros días de los meses de julio, septiembre y diciembre. “Como el pago de vehículos es en el primer trimestre, de esta manera se repartirían los impuestos a lo largo de todo el año, uno por trimestre, para que no suponga un gran desembolso de golpe”, argumenta la concejal de Hacienda Elia Salinero.

Del mismo modo se incluye una bonificación especial para las empresas que justifiquen una bajada en su facturación. Un 2,5% de descuento para aquellas que justifiquen entre 51% y 75% de detrimento en la caja  y un 3,5% para los que sufran más del 76% de pérdidas.

De esta modificación que ahora se aprueba se podrán beneficiar los ciudadanos a partir de 2021. “Nuestra intención es poder ayudar a la ciudadanía, primero porque el año que viene suponía un impacto fuerte y cualquier ayuda que podamos hacer para que esta situación no se agrave ha de ser hecha, esa es la intención”, explicaba la concejal de Hacienda Elia Salinero.

 

800.000 euros menos que se recaudarán

Esta variación en el IBI supondrá que las arcas municipales no recaudarán alrededor de 800.000 euros en 2021 con respecto a lo que deberían recibir si la subida siguiese su curso hasta situarse, dentro de cinco años, en el valor catastral actual. Y en ello se basa el voto en contra que daba la concejal de IU, Vanesa González, en una votación que contó con el apoyo de PSOE, PP y C’s y con la abstención de Podemos, VOX y los concejales no adscritos.

González, desde IU, oponía su voto entendiendo que era una bajada realizada sin criterio y que “beneficia más a los que más tienen y menos necesitan”. Recordaba también que del IBI llegan a las cuentas municipales un tercio de los ingresos.

Desde Podemos Andrés Gonzalo argumentaba que “nos gustaría que los impuestos se sigan recaudando como se venían haciendo y una vez recaudados que se invierta y se refuercen ayudas a quien realmente lo necesitan”.

Desde VOX su portavoz Vicente Holgueras tachaba la reducción de “escasa”, aunque en lo que hacía hincapié es en la necesidad “primero hacer los presupuestos y luego ver si se puede reducir o no el IBI”.

 

Imagen: La concejal de Hacienda Elia Salinero fue la encargada de defender la modificación. / BC