25.000 euros para levantar un muro con fecha de caducidad

El Consistorio ejecutará una sentencia que no se ajusta al futuro PGOU, tras descartar un posible acuerdo con los propietarios

05/11/2020 12:17 | DR

El Ayuntamiento se gastará 25.000 euros para restituir un muro que tiene fecha de caducidad. Se trata de la reconstrucción del paso elevado de la Calle Ronda que se tendrá que eliminar cuando entre en vigor el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que se encuentra ahora en exposición pública de su aprobación inicial. Hay que retrotraerse doce años atrás, cuando se derribó una parte de esa estructura, eliminando también uno de los accesos por escaleras a portales y locales comerciales. Ahora, el Consistorio se decanta por la ejecución de una sentencia favorable a los vecinos afectados, antes de intentar llegar a un acuerdo con esos propietarios que tuvieron que terminar litigando al no encontrar respuesta municipal.

Los hechos se remontan al año 2008, cuando se derribó parte de ese muro sin el consentimiento de los propietarios, que en esos momentos decidieron interponer un recurso de reposición para que el Ayuntamiento restituyera la construcción. Viendo que no había respuesta municipal, en el años 2012, según detalla uno de los afectados, acudieron a los tribunales y el juez abrió un periodo para que se pudiera alcanzar un acuerdo entre las partes. Tampoco hubo movimiento por parte del Consistorio y finalmente en el año 2016, una sentencia dio la razón a los ciudadanos y determinó que se tenía que restituir la situación anterior. Tras no tener una vez más noticias del Ayuntamiento, ni  respuesta alguna, los propietarios decidieron pedir la ejecución de sentencia que habla de la restitución del paso elevado. Ahora, a través del debate de remanentes se han enterado de que había una partida de 25.000 euros para ejecutar la obra.

Según aparece en la memoria técnica, la solución elegida consiste “en una estructura metálica formada por pilares, vigas y zancas de escalera que sustenten todo el conjunto”, mientras que “el suelo estará constituido con forjado de chapa plegada lagrimada pintada con pintura antideslizante” y “el frente se quedará cerrado con chapa”.

De quita y pon

El Ayuntamiento defiende que será una estructura metálica que se va a revestir con una placa similar a la existente en la parte del paso elevado que sigue en pie. “Los técnicos han buscado una solución de una escalera de metal que se pueda quitar el día que se modifique el planteamiento urbano”, afirmó la alcaldesa, Raquel González en el último pleno, aceptando que el gasto tendrá una vida efímera.

Por su parte, el Partido Socialista exige responsabilidades técnicas y políticas por lo que considera  una mala gestión que va a volver a costar dinero a los bolsillos de los ciudadanos.  “La sentencia viene de no hacer caso a un propietario cuando le estaban tirando las escaleras hace doce años. Vamos a pagar un dinero porque alguien no ha hecho bien su trabajo. ¿Quién decidió tirar unas escaleras que eran de un vecino privado y que nos van a costar 25.000 euros?”, denunciaba el portavoz socialista, Ildefonso Sanz también en la sesión plenaria. En esta línea denunció que "nadie asume responsabilidades" al respecto.