Se trataba solo de una tabla de trabajo

La gerencia asegura que aún no cuenta con datos definitivos del cribado de Aranda e Igea que estudiará la exclusión de Aranda si Burgos es finalmente confinado

30/11/2020 15:08 | Begoña Cisneros

No son datos definitivos sino que se trata solo de una tabla de trabajo. Esa es la respuesta que  la gerente de Atención Primaria ha dado ante el baile de cifras que no concuerdan en el documento que su departamento ofreció a los medios de comunicación el pasado viernes con respecto al cribado de Aranda de Duero que se realizaba los días 14 y 15 de noviembre. Explica Mónica Chicote, que los datos por tramos de edades y zonas de Aranda “no eran parte del objetivo”, sino que este era el de dar con casos de COVID en personas asintomáticas. De hecho de los 11.755 test realizados (en la tabla proporcionada el viernes eran 11.730) se detectaron 40 positivos. De ellos dos fueron primeramente casos no concluyentes que al final derivaron en positivos tras las pruebas PCR.

El objetivo se consiguió, descubriendo casos que, de otra forma, hubiesen crecido exponencialmente. “Se han disminuido las consecuencias en cadena, como ingresos en la UCI o el colapso de urgencias. Aunque por otro lado se ha aumentado demanda atención primaria, una sobrecarga que ha tenido que soportar”, indica Chicote.

En cuanto a la falta de concordancia en las cifras de la tabla, Chicote comenta que se trata de una tabla que “no es nuestra” y que ese baile en cifras puede ser debido al cruce de datos. “Cuando se hacen estudios estadísticos se cruzan datos, en este caso de censo con tarjetas sanitarias. Algunos campos puede que no estén cubiertos, hay que depurarlos y es un trabajo de chinos”, explica, emplazando a los medios de comunicación a más adelante. “En estos momentos no los podremos dar, probablemente se den”, vaticina. Tampoco conoce la gerente el dato de las personas no empadronadas en Aranda que se hicieron test en el cribado arandino.

Chicote desmiente que ella se comprometió en su día a ofrecer el resultado del estudio por zonas de Aranda, y que aún se está estudiando la trazabilidad con los análisis de las aguas fecales. Asegura que todos los datos recabados servirán “incluso para adelantarnos a una tercera oleada, para saber en qué zonas puede haber más positivos en relación con en las aguas fecales”, por lo que todo el estudio es importante para situaciones posteriores que pudieran darse.

En cuanto a medidas futuras, Chicote asegura que “si se tienen que tomar se tomarán” pero en estos momentos los números van en descenso pasando de una incidencia de 666 casos hace 14 días a 176 hace 7 días. “Está muy por debajo de la mitad, son buenas cifras pero no hay que bajar la guardia”, comenta.

Mónica Chicote ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa conjunta con el delegado Territorial de la Junta, Roberto Saiz. Ante la pregunta sobre si están de acuerdo en el cierre perimetral por provincias que contemplan las medidas de la Junta en la desescalada, Saiz asegura que la Junta está abierta “a todos los escenarios”. Recuerda que la transmisión del virus es por movilidad “y  no podemos permitir que las zonas con mejores datos vuelvan a  entrar en peor situación, porque es difícil bajar los datos y es muy fácil la expansión”.

“Lo que hagamos ahora se verá dentro de dos semanas”, afirma el delegado territorial, pidiendo paciencia y cautela a los ciudadanos, que deben seguir cumpliendo las medidas y las restricciones individuales.

Por su parte hoy también se ha dirigido a los medios el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien ha mostrado que es consciente de que los datos epidemiológicos de Aranda de Duero, al igual que los de Miranda de Ebro, nada tienen que ver con los de la capital burgalesa, por lo que ha anunciado que esperará una semana antes de valorar si estos dos municipios se verán arrastrados con el posible confinamiento de Burgos. “Tenemos que estar seguros de que la incidencia ha bajado, pero también de que somos capaces de mantener la trazabilidad y el seguimiento de los casos para evitar que se produzcan nuevos brotes”, manifiesta, amparándose en la cautela.

 

Cribado en Burgos

Por otro lado la Gerencia ha dado a conocer los resultados del cribado en Burgos, unas pruebas que se han realizado al 25% de la población, teniendo en cuenta que por ellas han pasado solo los mayores de 18 años. En total han sido 49.606 personas las que han pasado por ellas permitiendo detectar 284 casos asintomáticos, que actualmente se encuentran en aislamiento. De esta manera, se ha cortado la cadena de contagio que cada uno de ellos podría haber provocado de no haber sido diagnosticados.

Imagen: Mónica Chicote y Roberto Saiz. / JCyL