La Carta

Las peticiones a los Reyes Magos se acumulan a nivel municipal

05/01/2021 7:16 | SUSANA GUTIÉRREZ

Las peticiones a los Reyes Magos se acumulan en el Consistorio. En la carta que estarán elaborando para remitir a los tres magos de oriente para entregársela en mano esta tarde noche en El Montecillo, se ha añadido un asunto más. La petición de la vuelta del retén de bomberos, que dejó de funcionar el 1 de enero. Estamos sin ese servicio que garantice las segundas salidas. No se ha llegado a un acuerdo y los bomberos se han plantado. El Ayuntamiento esgrime que los técnicos se niegan a aceptar una variación del aspecto económico y políticamente echan balones fuera. Los bomberos lamentan que el equipo de gobierno, en quince meses, no se haya querido sentar a negociar. La realidad es que es un problema importante y se mira a otro lado.

Quizás también esta situación se deba a otra, la de que no hay presupuestos en vigor. Solo por refrescar la memoria, desde el 1 de enero está prorrogado los de 2019, que ya se prorrogaron también en 2020. Se supone que será el primer deseo que aparezca en las listas de peticiones a los Reyes, el tener unas cifras actualizadas, ya que, sin duda, es lo que sustenta al resto, si no se cae el castillo de naipes.

Ojalá todo fuera tan fácil como escribir los deseos y encontrarlos a la mañana siguiente en el árbol.  Once votos envueltos en papel brillante y adornados con un bonito lazo. La realidad es otra. Es necesario el trabajo, la negociación y las cesiones. Aunque, siempre se puede creer en el arte de magia.

Magia para evitar situaciones que como pasan tan habitualmente se quieren convertir en cosas normales. Se arraigan tanto que se convierten en costumbres. Me explico. El famoso edificio de la Banca Pecho, en la Plaza Mayor. Ese que hemos visto crecer durante pandemia. Ha costado casi 350.000 euros más de lo presupuestado. El proyecto estaba mal hecho. No contemplaba que ahí había filtraciones, que uno de los edificios anexos estaba en mal estado o que la forma de compartimentar no era la adecuada. Hay que pagarlo y punto (dice el Ayuntamietno), para qué buscar responsables u otro tipo de soluciones.

Sería un buen ejercicio, calculadora en mano, hacer cuentas en profundidad de cuántos ceros nos ha costado ese edificio, y si es algo de primera necesidad. Adquirido como chollo allá por el año 97 con inquilino dentro. Un amago de reforma que nunca se consumó. Una reubicación del inquilino en un emplazamiento de lujo que todavía está en vigor y estará durante años. Un derrumbe que no costó un disgusto de casualidad. Un derribo que tuvo tela marinera. Un mal proyecto y una larga obra. ¿De verdad que era una prioridad, después de todo el culebrón detallado? Para mí, no.

En su interior se ubicarán los servicios económicos y el archivo, cuando se dote del mobiliario necesario. También se anuncia como inminente el cambio de la Casa de la Juventud al edificio del Molino. A partir de ahí, habrá que ver qué sucede con ese edificio de la Avenida del Ferial, o el edificio de la casa de los maestros. En este último caso si es que en algún momento cobra vida el esqueleto de la nueva comisaría. Tampoco hay hoja de ruta para los edificios.