Ayuntamiento y hostelería se oponen a las nuevas medidas

Anuncian que están trabajando en una vía de diálogo con la Junta

12/01/2021 14:47 | DR

El Ayuntamiento de Aranda de Duero y la Asociación de Hosteleros de Aranda de Duero (ASOHAR) manifiestan su malestar ante el anuncio de la Junta de Castilla y León en cuanto a la adopción de medidas extraordinarias en la localidad de Aranda de Duero.

A través de un comunicado conjunto aseguran que “nuestra mayor preocupación ha sido y sigue siendo la salud de nuestros clientes y vecinos y de nuestros empleados”. Por ello, advierten, desde antes de que finalizara el estado de alarma “se ha trabajado y hecho un gran esfuerzo por parte de todos, para adaptar los negocios a la nueva normalidad, ofreciendo seguridad y respetando los aforos marcados, a pesar de que estas medidas limitaban la afluencia habitual de clientes”.

A pesar de ello, opinan que el sector ha estado desprotegido en todo momento por parte de la Administración Regional. Desprotección a la que se suma la nueva decisión adoptada de nuevo por la Junta de Castilla y León dejando solo la apertura de los negocios para terrazas y comida para llevar, algo que, consideran, “supone otro duro revés económico para unos negocios ya muy afectados”.

Recuerdan que en estos momentos, “la situación epidemiológica en concreto en nuestra ciudad continúa en su trayectoria a la baja siendo la incidencia acumulada mucho más baja que en el resto de la región”. Por este motivo, “y dado que en Aranda de Duero el cierre de la hostelería se produjo siendo el único de la provincia en el mes de agosto, y hemos sufrido además del confinamiento general otros tres, consideramos oportuno que nuestra ciudad sea tenida en cuenta de una manera independiente”. Porque no están de acuerdo en que ahora se tengan en cuenta los datos de toda la región y no los de las zonas básicas de salud como sí ocurría cuando se confinó a Aranda de Duero.

“Ni los empresarios ni el Ayuntamiento de la ciudad entendemos como para las medidas restrictivas el criterio se basó en los datos locales, luego se modificó y actualmente se utilizan de nuevo otros criterios que no entendemos y que nos va a perjudicar gravemente ya que nada tienen que ver, actualmente, los datos de la región con los de nuestra localidad”, explican en el escrito, anunciando que están trabajando para abrir una vía de diálogo con la Junta de Castilla y León “con el objeto de que escuche las consecuencias que tiene en nuestro sector las decisiones que se adoptan desde la administración y buscar soluciones”.