Recuperado el artesonado de la iglesia de San Nicolás de Bari de Sinovas

Una inversión superior a los 370.000 euros realizada por la Junta

19/01/2021 13:54 | DR

El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, se ha acercado este martes a Sinovas para conocer las actuaciones acometidas en la iglesia de San Nicolás de Bari, donde ha señalado que la Junta de Castilla y León “es consciente de la gran oportunidad de desarrollo que, no solo para la comarca de la Ribera del Duero sino para toda Castilla y León, supone el patrimonio natural y cultural de esta tierra. Su riqueza enológica y vitivinícola es pareja a la de su importante conjunto de bienes culturales y patrimoniales”. Por ello, la Consejería de Cultura y Turismo ha realizado una importante inversión en los bienes monumentales de este territorio, destacando algunas tan significativas como la acometida en la iglesia de Santa María, de Aranda de Duero; el Palacio de Avellaneda, en Peñaranda de Duero; el torreón de los Guzmanes, en Caleruega; el yacimiento de Clunia y la iglesia de San Nicolás de Bari, de Sinovas.

 

El consejero, con bufanda roja, en su visita al templo. / BC

 

Ortega ha recordado que en 2009 se acometió una actuación integral de arquitectura, entorno y funcionalidad en el templo, que ha permitido la conservación del edificio y la preservación de los bienes muebles que conserva. En la restauración que se ha acometido ahora se ha intervenido en el retablo, yeserías de la escalera y púlpito y armaduras policromadas de la nave central y bajo coro.

Las actuaciones realizadas en estos bienes muebles, que han supuesto una inversión de 371.027,95 euros, cofinanciada con Fondo Feder, han consistido en el desmontaje de piezas del artesonado, consolidación y reposición, haciendo que sean discernibles de las originales; tratamiento de xilófagos en la armadura, eliminación de barnices en policromías y aplicación de una nueva capa de protección que ha restablecido su valor cromático tras efectuar la reintegración imprescindible; eliminación de encalados de las yeserías para devolver la profundidad a la talla y recuperar la definición del relieve subyacente; reposición de pérdidas en los volúmenes de mayor entidad bajo criterios de mínima intervención; restauración del retablo mayor a través de correcciones en el nivelado, encolado de piezas, fijación de policromías, limpieza y reintegración del color y reformas en la instalación eléctrica, que favorecen la contemplación de los bienes intervenidos y la iluminación general del templo.