Se plantea un segundo mercadillo los domingos en las inmediaciones del centro cívico

El objetivo es dar respuesta a dos reivindicaciones: la de los vendedores y la de la Asociación de comerciantes de Santa Catalina

27/01/2021 13:46 | Begoña Cisneros

La concejala de Comercio y Consumo, Olga Maderuelo, se reunía el pasado lunes con una representación de los vendedores ambulantes de Aranda, que el pasado mes de diciembre se manifestaban pidiendo un segundo mercadillo para el municipio. Y es que desde el Ayuntamiento se quiere dar respuesta a esa petición sacando adelante una idea con la que tanto este sector y la Asociación de Comerciantes de Santa Catalina podrían verse beneficiados: la creación de una segunda jornada de mercadillo para los domingos por la mañana en este barrio.

Todavía no se ha decidido nada, pero la propuesta de Maderuelo es ubicar el segundo mercadillo en el tramo de la Avenida de Burgos que se encuentra junto al centro cívico, tal y como solicitaban desde la Asociación de Comerciantes del barrio. “Se podría utilizar el patio del centro para el sector de la alimentación y el textil, la artesanía y demás productos en la Avenida de Burgos”, comenta la edil popular, que es consciente de que este vial se verá afectado por obras en un futuro. Durante el tiempo que duren las obras de adecuación de este tramo, opina, se podría utilizar la calle Antonio Machado (antigua Salas de los Infantes) como ubicación temporal.

“Tenemos que facilitar que la gente que quiera trabajar que pueda hacerlo, y dar oportunidad a gente nueva para que pueda vender sus productos”, comenta Maderuelo, que ve en esta alternativa una forma “de dinamizar este barrio pero también a toda la ciudadanía”.

 

Los vendedores se están comportando

Todo este esfuerzo se realiza, señala la edil, teniendo en cuenta que los vendedores de los sábados de la plaza de la Hispanidad se están comportando. “Les he felicitado por el buen funcionamiento que hay en el mercadillo, se están cumpliendo las normas de seguridad y ha mejorado mucho la limpieza, además de que hay muy pocos deudores”, comenta, indicando que eran esas las condiciones que se pusieron para estudiar la posibilidad del segundo mercadillo.

Pero la intención es “sacarlo bien”, con unas bases adecuadas que miren hacia el futuro. Para ello, opina Maderuelo, es importante fijarse en cómo lo hacen en otros mercados europeos como los franceses, “que se han convertido en algo importante para las ciudades”.

Conseguir un lugar donde se aúnen alimentación con productos de la zona, ecológicos o artesanía, que sea atractivo es la pretensión de la Concejalía, que buscará también la unificación de la imagen de los puestos. “Estamos seguros de hacia dónde queremos ir, sabemos que unificar los toldos supondrá un coste añadido y estudiaremos algún tipo de ayuda, pero creemos en el mercado tiene que evolucionar”, explica Maderuelo, que vaticina una crisis de consumo tras la pandemia.

Y otro de los objetivos pasa por que los costes repercutan sobre los propios vendedores que acudan al mercadillo. Por ello se está realizando un sondeo para ver cuántos estarían de acuerdo en acudir los domingos.