Aranda se quedará sin piscina cubierta a partir del 1 de julio

Los gastos de reforma necesarios supondrán una inversión de alrededor de 600.000 euros

28/01/2021 12:37 | Begoña Cisneros

Los usuarios de la piscina climatizada municipal de Aranda de Duero tienen un futuro incierto para volver a utilizar esas instalaciones a partir del 30 de junio, día en el que prescribe el contrato de 8 años que asumió la empresa Prado Sport. En junio de 2020 la adjudicataria anunciaba al ayuntamiento de Aranda su decisión de no prorrogar el contrato por otros dos años, tal y como posibilita el acuerdo, y la razón no es otra que las muchas pérdidas que la empresa lleva asumiendo con esta gestión. Ni ha recuperado los 300.000 euros que invirtió hace ocho años, ni ha obtenido beneficios.

Lo cierto es que las múltiples goteras y humedades de las instalaciones ponen de manifiesto el mal estado de la piscina. Culpa de ello lo tiene el hecho de que los vestuarios se encuentren en el sótano, con muchas dificultades para su ventilación. Y subsanar todas esas deficiencias, indica el concejal de Deportes Carlos Fernández, supondría una inversión de unos 600.000 euros, aunque tendrá que ser una empresa externa la que valore el coste real de las obras.  “Hay dos posibilidades, o asumir los costes de las reparaciones el propio Ayuntamiento antes de licitar la gestión de la piscina, u optar por un contrato de larga duración para que la empresa adjudicataria se haga cargo de la inversión”, explica el edil.

De momento, los técnicos del Ayuntamiento están trabajando en el posible pliego, pero poco se podrá hacer hasta que no se decida en qué consistirán las reparaciones y su coste final. La idea que se está valorando es la de aprovechar el terreno que se encuentra alrededor de la piscina, de propiedad municipal, para ubicar allí los vestuarios y que estos cuenten con una mejor ventilación subsanando así las deficiencias de humedades. Sea como sea, lo cierto es que los arandinos no verán reabiertas las puertas de las piscinas en mucho tiempo.

 

Pérdidas por doquier

Explica la responsable de comunicación de Prado Sport, Ana de la Calle, que hasta el momento la empresa lo que ha intentado es llegar a los ocho años de gestión para cumplir el contrato que firmó en su día, pero que cuando este finalice dejará detrás muchas pérdidas económicas “que hemos podido asumir gracias a que se ha puesto de otros sitios para poder pagar”. “ha sido totalmente ruinoso”, manifiesta.

Y culpa de estas malas cifras, señalan desde la adjudicataria, se debe a que el estudio de costes municipal que se entregó a la empresa no coincidía para nada con la realidad. “Nos creímos el plan y cometimos ese error, algo que hemos asumido”, reconoce De la Calle, explicando que a pesar de que Prado Sport realizó un plan de negocio, este se hizo en base a unos datos que se dieron desde el Ayuntamiento. Por ejemplo, comenta, esos datos municipales hablaban de 1.500 abonados “cuando en realidad eran 500”. “No había forma de comprobar eso, la anterior empresa no nos dio datos y tuvimos que fiarnos de lo que daba el Ayuntamiento, no te piensas que te la van a dar”, indica la responsable de comunicación comentando que ni maximizando los cursillos se ha conseguido paliar “este desastre económico”.

Y es que aunque reconocen que la licitación hablaba de los bonos de 30 y 15 baños, aseguran que el contrato no los incluía.

https://www.diariodelaribera.net/hemeroteca/deportes/una-sentencia-desestima-la-compensacion-que-pide-la-adjudicataria-de-la-piscina-cubierta/

Con respecto a la sentencia que ha perdido Prado Sport, afirman desde la empresa que no piensan recurrir “porque no tenemos recursos materiales ni humanos”. Señalan que acudieron a los tribunales tras llamar a la puerta del Ayuntamiento y de los grupos municipales “porque era la única vía que nos quedaba”.

Ahora, los responsables de Prado Sport solo esperan que a la próxima empresa que se haga cargo de estas instalaciones “no la vendan humo” y “que el que llegue no se arruine”.