"La guitarra me permite pintar el tiempo con afectos"

La joven Iulia Elena Lica destapa los más bellos sonidos de las seis cuerdas y si su presente es destacable, su futuro es muy prometedor

21/02/2021 8:08 | Begoña Cisneros

Iulia Elena Lica es arandina porque a este municipio llegaba hace más de diez años con sus padres, procedente de Rumanía. A los 12 años le dio por estudiar guitarra y comenzó en la Escuela municipal de música de la capital ribereña. En solo cinco años demostró su virtuosismo con las cuerdas y en el Conservatorio profesional de música de Gijón acabó sus estudios logrando el premio Extraordinario. Este curso ha recalado en el País Vasco, donde estudia en el conservatorio y a pesar de su juventud es una artista a la que queremos seguir la pista porque estamos seguros de que esto no se quedará aquí…

-¿Por qué te decidiste a estudiar guitarra? ¿Habías tocado otros instrumentos?

-Decidí tocar la guitarra porque en el colegio en el que estudiaba había una extraescolar de música. Me llamó mucho la atención este instrumento porque el profesor que impartía la actividad siempre traía guitarras barrocas, renacentistas, laúdes, etc. y tocaba piezas que me encantaban. No había tocado ningún instrumento antes, pero desde que tenía 4 años quería aprender piano.

- Te hemos podido ver en algunos conciertos, y además de tu virtuosismo con la guitarra te vemos muy segura. ¿En realidad te sientes tan segura o lo pasas mal?

- Cuando estoy en el escenario tengo muchísima energía. Suelo sentir seguridad porque hay mucho trabajo detrás de cada nota. Lo que a veces es difícil de controlar, que a la vez es lo que más le gusta al público, es esa energía que brota de mis entrañas, el rugido de la fiera que llevo dentro, que transmito en forma de melodía.

-¿Qué te aporta la guitarra?

-La guitarra me aporta la capacidad de pintar el tiempo con afectos.

-Estudiaste cinco años en la escuela de música de Aranda y te fuiste a Gijón para finalizar los estudios. ¿Te ha merecido la pena el esfuerzo?

-La verdad es que sí, porque el profesor de guitarra era muy bueno.

-Has acabado el bachillerato y has optado por continuar la formación musical en el Conservatorio Superior. ¿Lo tenías claro o barajabas otras opciones?

-Tenía muy claro que quería estudiar música desde que tenía 15 años. No había plan B.

-Además del premio extraordinario has logrado en 2020 dos premios en festivales de Rhode Island (América) y Transilvania. ¿Cómo consigues eso en tan solo seis años de formación?

-Con el apoyo de mis padres, un profesor increíble y mucho trabajo.

-Tu futuro se vislumbra muy internacional. ¿Te gustaría seguir viviendo en Aranda?

-Voy a dónde me lleve la vida, pero estoy muy conectada con Aranda porque mis padres viven allí, y cada vez que vuelvo me siento en casa.

-Además de tocar la guitarra, ¿qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

-Me gusta leer, pasear, ver películas, hablar con mis amigos, mirar el mar y hacer aviones de papel.