La modificación del tendido eléctrico de Haza evita electrocuciones de las aves

La mala noticia es la supresión de los despojos de cordero que la empresa de Hontoria aportaba al comedero de buitres

22/02/2021 9:18 | Begoña Cisneros

El Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza aplaude la acción realizada por la compañía Iberdrola, que ha llevado a cabo la modificación del tendido eléctrico en el municipio de Haza, logrando así evitar electrocuciones de las aves. Unos trabajos que han dado respuesta a la petición que realizaba este Fondo, a través de su presiden, Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo. Y es que con el cambio de este tendido se ha logrado que muchas de las aves que vuelan por este entorno tan rico en este tipo de fauna no tengan ya tanto peligro.

No es tan buena noticia, señalan también desde el refugio, que se hayan suprimido en el refugio de buitres de las Hoces los aportes de despojos de cordero que llevaba generosamente hasta el comedero de WWF España la empresa de Hontoria de Valdearados Cárnicas Minchán. Con ello, señalan desde el Fondo, “se ha privado a los buitres de un alimento sano e importante al comenzar la temporada de cría”, destacan, esperando que la situación “se solucione lo antes posible”.

Así lo destacan en la redacción del informe final del censo de otoño que se realizó gracias a la participación de 88 ornitólogos, coordinado por el agente forestal Juan José Molina Pérez, Vicepresidente del Fondo.

Un censo en el que se ha registrado la cifra más baja de buitres leonados de los cinco últimos años, con entre 1.125 y1.252. Durante el censo se contaron además una treintena de buitres negros, la cifra más alta para los 38 censos de otoño realizados, 6-8 águilas reales, 6-7 halcones peregrinos, 42-44 cernícalos, 51 milanos reales, 5-6 aguiluchos pálidos, 9-12 aguiluchos laguneros, 37-39 ratoneros, 2-6 azores, 5-9 gavilanes, un esmerejón (macho), y un elanio azul. De las rapaces nocturnas, destacan al menos unos 24-25 búhos reales, siete mochuelos (cuatro vistos y tres oídos), tres búhos campestres, unas dos lechuzas comunes, y un cárabo (oído). Suman 18 especies de aves rapaces, 13 diurnas y 5 nocturnas.   

Del mismo modo en el censo se anotaron 13 especies de aves acuáticas entre el embalse de Linares y zonas cercanas de Segovia y Burgos. Destacan zampullines chicos, somormujos lavancos, cormoranes grandes, garcetas grandes, garzas reales, cigüeñas blancas, cercetas comunes, ánades azulones o reales, rascones, gallinetas, fochas, grullas, y un andarríos chico.

También destacan 38 especies de aves no paseriformes (perdices, palomas torcaces, palomas zuritas, palomas bravías, tórtolas turcas, pitos reales, picos picapinos…). Y 59 aves paseriformes; incluyendo registros tan interesantes como los del mirlo acuático, buitrones, trepadores azules, treparriscos, camachuelo, aviones roqueros, zorzales, currucas, reyezuelos listados, herrerillos capuchino y común, carboneros, alcaudones reales, estorninos , gorriones de cuatro especies  o lúganos.

En materia de córvidos se registraron 7 especies entre las que destacan cuervos, chovas, grajillas, cornejas, rabilargos, urracas y arrendajos. Y doce fueron las especies de mamíferos que se avistaron: corzos, jabalíes, zorros, liebres, conejos, ratas de agua, topillo, ratón de campo, garduña, gato montés y murciélagos.