Quemados

Sin retén y con la imposición del turnos de ocho horas, bomberos y Ayuntamiento viven un tenso momento

23/02/2021 7:14 | SUSANA GUTIÉRREZ

Dicen que los problemas solo tienen visos de solucionarse si se miran de frente desde el principio. Eso de dejarlos para mañana, de posponerlos, de saltarlos, de hacer como que no existen, solo hace que de repente te exploten en la cara. Desgraciadamente es un hecho muy humano, a todos nos ha pasado en alguna ocasión, pero si hablamos de nuestro Ayuntamiento, es casi una constante. Esta introducción, me podría dar pie para numerosos temas que se ajustan exactamente a esa descripción, pero hoy me voy a centrar en uno concreto. El retén de bomberos.

Desde hace meses, se sabía perfectamente que el convenio del retén vencía a finales de 2020, ya que los trabajadores del cuerpo de extinción de incendios habían denunciado el mismo, para abrir una negociación. Mantienen que no es el que acordaron en su día, alguien se confundió en la transcripción del texto que se aprobó en pleno, en su perjuicio. Sin posiblidad de prorroga, lejos de tomárselo como una prioridad, el Consistorio decidió dejar pasar el tiempo, volver a tirar de la coartada de la pandemia, y el día 1 de enero desdramatizar y quitar importancia al hecho de no contar con ese retén. Recordemos que se trata de un servicio de refuerzo que se encuentra prevenido y ha de presentarse en el parque de bomberos en menos de 20 minutos, en el caso de que haya una salida fuera del término municipal, por criterio de los mandos o por la gravedad del suceso.

Ese retén, que siempre se ha considerado fundamental, ahora según pretenden transmitir los que mandan, no es tan importante, y apenas se utiliza. Para rizar el rizo, apelan a que, si fuera necesario y urgente tirar de él, confían en la profesionalidad de los bomberos para que dejen lo que estén haciendo y se presenten de forma voluntaria y gratuita. He de decir que la figura de voluntarios es muy importante en muchos sectores sociales y civiles, pero se trata de opciones personales, fuera del trabajo propio, de emplear el tiempo libre con fines altruistas. Muy plausible y admirable, por cierto. Pero, en este caso, hablamos del ámbito profesional, y a los trabajadores hay que pagarles por cumplir su labor. Ya sean, bomberos, periodistas, diseñadores…  

El tema no queda aquí, porque el Ayuntamiento relaciona ese convenio del retén con el calendario laboral, y transmite a los efectivos que si no hay retén no hay turno de 24 horas. Huele a presión, eso sospechan en el parque, y todos los indicios apuntan a ello. Como la cuerda estaba ya demasiado tensa, el Consistorio decidió posponer esa imposición del turno de ocho horas, a que se nombre un jefe y pase la tercera ola de la pandemia. Se da un poco de aire, pero la amenaza planea.

Los profesionales en general argumentan que el turno de 24 horas es más efectivo, más barato al ahorrar horas extra y supone menos riesgo de contagio. Con estos datos, no planean los mejores tiempos en la relación Consistorio-Bomberos. Un cuerpo, por cierto, que tiene ahora mismo 27 efectivos de los 32 que hay en plantilla, según la RPT. Cinco puestos hay vacantes, entre ellos jefe del parque y sargento.

Una plantilla que, según recoge la RPT del Ayuntamiento es la que necesita Aranda. Aunque la verdad es que la ciudad va junto a 34 pueblos de la provincia de Burgos, según el Convenio con la Diputación. En breve, parece que se sumaran otros 77 de provincia de Segovia si se firma el preacuerdo con su ente comarcal. Además, la hay que añadir la treintena de pueblos de la comarca que dependen de parques de voluntarios y a los que hay que acudir en ocasiones. Por cierto, el convenio con Segovia, se está estudiando con una propuesta de 30.000 euros, cifra muy inferior a la de la Diputación de Burgos, 275.000, que siempre hemos denunciado que era poco y lo es. Algo falla.

La verdad es que con este panorama que no parece ser prioritario para que los que gobiernan, a los ciudadanos nos queda cruzar los dedos y confiar en la suerte o en lo que cada cual crea.