Santa Catalina pide más presencia policial

Actos vandálicos, venta y consumo de drogas y alteraciones en el descanso nocturno son algunos de los problemas que comerciantes y vecinos ponen sobre la mesa

07/04/2021 9:35 | Begoña Cisneros

Más presencia policial en el barrio de Santa Catalina es lo que piden los habitantes de este barrio. Este martes sus presidentes de la asociación de vecinos, Antonio Adeliño, y de la asociación de comerciantes, Juan Carlos Quintana, se reunían con los responsables de la Policía Nacional en Aranda. Una mesa de trabajo que volverá a celebrarse en tres meses, donde se pusieron sobre la mesa los problemas de seguridad ciudadana que tiene el barrio.

La venta y consumo de drogas y estupefacientes; la celebración de botellones en la vía pública como también en parques y espacios de recreo; los actos vandálicos como quema de contenedores, destrozos en vehículos, rotura del mobiliario urbano o pintadas de fachadas; o las alteraciones del descanso nocturno por fiestas en viviendas, voces a deshoras en la calle o acelerones y carreras de vehículos; son algunos de los problemas con los que tiene que convivir este barrio. A ellos se suman, ahora desaparecidas por el toque de queda, las peleas callejeras nocturnas.

Todos estos problemas son los que se pusieron sobre la mesa en una reunión, con el fin de que desde la Policía Nacional se pueda incidir de alguna manera a evitarlos con más presencia policial en las calles del barrio. También desde la asociación de comerciantes se daba a conocer la inseguridad de los propietarios de algunos negocios.

Todo ello en el barrio que aglutina el mayor porcentaje de personas extranjeras, procedentes de muy diversos países. Una multiculturalidad que las dos asociaciones ven muy positiva y tranquila, pero que también puede dar lugar a algunos problemas de convivencia.

"Como conclusión de esta puesta en común, podemos decir que se pretende aumentar la presencia policial de manera disuasoria en el barrio de Santa Catalina, para que no se convierta en un lugar de venta y consumo de productos ilícitos e insalubres por parte de una minoría, a la vez que se ofrece seguridad y bienestar al resto de  los vecinos". comenta Adeliño.