Los no adscritos piden la liberación de dos concejales del equipo de gobierno

Entienden que la alcaldesa "debe dejar personal" y que alguien se ocupe de forma exclusiva

05/05/2021 10:48 | Begoña Cisneros

Liberar a dos concejales del Ayuntamiento es la propuesta que plantean los dos concejales no adscritos en Aranda de Duero, Sergio Ortega y Mar Alcalde. Lo hacen a través de la enmienda que han presentado a los presupuestos elaborados por el equipo de gobierno para 2021.

Los no adscritos proponen para ello utilizar partidas de las cuentas municipales que no se van a utilizar, como las retribuciones de personal laboral cuya plaza se ha ocupado por funcionario como la del puesto de arquitecto (37.000 €), la diferencia en la antigüedad del Oficial mayor que no cobrará el sucesor o la no contratación de ese oficial Mayor en los meses de abril y mayo por falta de personal (15.251 €). Del mismo modo proponen una rebaja a los grupos municipales por asistencia a los órganos de gobierno de 14.187 €.

En total, 66.474 euros que revertirían, si el equipo de gobierno tiene en cuenta la opinión de lo adscritos, en incrementar el número de concejales liberados a 3. La alcaldesa ya lo es y los nuevos ediles, si se opta también por la dedicación exclusiva, cobrarían un 80% menos que la primera edil. Es decir, una retribución bruta anual de 44.133 euros distribuidos en 14 pagas mensuales. En caso de que la dedicación fuera parcial el dinero sería proporcional.

Explica Sergio Ortega que lo importante “no son las liberaciones sino para qué van a servir”. Y es que los no adscritos siguen pensando que lo que Aranda de Duero necesita es que el departamento de personal deje de ser presidido por la alcaldesa y que haya una persona que se ocupe en exclusiva de él, que se trabaje en un proyecto para recabar nuevas industrias que se establezcan en el municipio, que exista una coordinación de las diferentes áreas municipales y que se dinamice la ciudad.

“No queremos crear crispación con ningún partido”, afirma Ortega, argumentando que la enmienda respeta todas las propuestas que lleguen de ellos “porque no se trata de desbancar a nadie” y porque su idea es absolutamente viable para un Ayuntamiento con 30 millones de presupuesto. “No es nada del otro jueves”, comenta el edil, recordando que en Miranda de Ebro con un presupuesto similar hay 4 concejales liberados.

Y nuevamente ofrecen estabilidad al equipo de gobierno para los años que restan para finalizar el mandato el Plan de trabajo que proponen pueda realizarse para desbloquear proyectos “que llevan enquistados más de 20 años”. Pone como ejemplo los propios presupuestos, el PGOU o la relación de puestos de trabajo. Y dejan algo claro: “esas liberaciones no las pedimos ni para Mar ni para mí”.