La Junta declara urgente el tramo del Directo entre Aranda y Madrid

Permitirá que la línea pueda optar a los fondos europeos que recibirá España

21/05/2021 8:16 | DR

La Junta de Castilla y León prioriza las acciones para el desarrollo y ampliación de la Red Transeuropea de Transportes e incluye la reapertura para el tráfico de mercancías del ramal ferroviario Aranda de Duero – Madrid, declarando este proyecto “de especial y extraordinaria trascendencia y urgente actuación”.

El Consejo de Gobierno ha aprobado  este jueves, a propuesta de la Consejería de Economía y Hacienda, e iniciativa de las consejerías de la Presidencia y de Fomento y Medio Ambiente, el acuerdo por el que se declaran las acciones derivadas del desarrollo y ampliación de la Red Transeuropea de Transportes como de especial y extraordinaria trascendencia y urgente actuación para desarrollar medidas, conforme a la estrategia marcada por la Administración autonómica para el cumplimiento de la Agenda 2030.

Incluye la  línea del Directo entre la capital ribereña y Madrid vinculándolos a la ampliación de la Red Transeuropea de Transportes (RED TENT-T) en Castilla y León, y también la conexión de los ramales ferroviarios de León y Palencia hacia Asturias y Galicia (ramales Coruña-Vigo-Orense-Ponferrada-León y Gijón-León-Venta de Baños).

Asimismo, se declaran prioritarias todas las actuaciones competencia de la administración de Castilla y León vinculadas al desarrollo de dichos proyectos, siendo la Junta la encargada de arbitrar los mecanismos de coordinación en relación con las actuaciones o procedimientos que sean competencia de otras administraciones públicas, y de establecer los instrumentos de colaboración con las entidades públicas o privadas, y con las administraciones intervinientes en el desarrollo de los proyectos.

Esta estrategia definida por la Junta está alineada con las directrices europeas que marcan el camino de la recuperación social y económica. Además, los nuevos instrumentos definidos dentro del marco de los fondos Next Generation EU representan una oportunidad histórica para abordar las necesidades de inversión en infraestructuras que permitan situar a la Comunidad en la senda de cumplimiento de los ODS que fija la Agenda 2030.