El 10% de viñedo afectado por el pedrisco según el Consejo Regulador

La UCCL amplía el porcentaje y estima que ha sido el 70% en la zona de Burgos

01/06/2021 14:40 | Begoña Cisneros

Todavía no se ha contabilizado el total de viñedo dañado en la Ribera del Duero, porque es necesario que paren las lluvias y el terreno se seque, pero lo cierto es que hasta el momento son unas 2.000 hectáreas las que han sido afectadas por la fuerte tormenta del domingo que llegó acompañada de granizo, según fuentes del Consejo Regulador.

Según informan desde el Consejo regulador de la Denominación de Origen, esto significa en torno al 10% de la totalidad del viñedo. “Son las viñas afectadas, no dañadas definitivamente, porque habrá que ver ahora lo que es recuperable y lo que no, pero depende de la meteorología y de poder acceder a los viñedos”, explica la responsable de comunicación Rebeca Ruano.

Fue el domingo por la tarde cuando la tormenta dejó precipitaciones acompañadas de pedrisco en el territorio de la Denominación de Origen en las provincias de Valladolid y Burgos. Dos frentes tomentosos que descargaron en los términos de Piñel de Arriba, Piñel de Abajo, Quintanilla de Arriba y Pesquera, tocando el viñedo más severamente. No así en el entorno, y en otras partes de las localidades, donde no se han registrado daños.

Lo mismo ocurre en la provincia de Burgos. Si bien en Aranda o Roa la tormenta no tuvo consecuencias, en el entorno de Peñaranda de Duero, La Vid, Moradillo de Roa, Olmedillo o Pardilla, por citar algunas localidades, sí se han registrado daños.

 

 

La Unión de Campesinos de Castilla y León solicita que la zona sea declarada zona catastrófica

Por su parte, desde la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) aseguran que se han producido importantes pérdidas en los cultivos de viñedo, así como en los de cereales, forrajes, remolacha, ajos y legumbres en las provincias de Burgos y Valladolid.

Además de las zonas indicadas por el Consejo Regulador añaden las localidades de Fuentenebro, Fuentelcésped, Aldehorno, Santa Cruz de la Salceda y Vadocondes en la provincia de Burgos.

Estiman que en algunos casos la pérdida alcanza el 100% de los cultivos, y que en estos municipios, eminentemente vitícolas, el daño ha sido tremendo. “El granizo ha dañado al viñedo dejándolo sin los primeros brotes que estaban naciendo, y previsiblemente la producción de este año será nula, sin posible recuperación. Los nuevos brotes que salgan no serán productivos y es muy probable que al próximo año las secuelas continúen provocando una bajada en la producción del viñedo”, explican.

Su estimación es que el temporal ha afectado al  70% del viñedo en la zona de Burgos y que donde ha caído el pedrisco el daño en la parcela ha sido del 100% de pérdida.

UCCL considera que esto es un gran varapalo para los profesionales del campo, y  reclama que la zona sea declarada zona catastrófica. En estos últimos años los daños por heladas y pedriscos han sido cuantiosos, provocando importantes daños en las plantaciones de viñedo. Además, a esto hay que añadir el importante aumento de fauna silvestre, sobre todo corzos que, a falta de tallos tiernos aprovechan los brotes de las viñas para alimentarse hasta que los girasoles empiecen a salir, cuando la recuperación de la viña será demasiado tarde y acabe secándose la planta.