El punto negro de la calle Hospicio crece día a día

Un joven fue ingresado en la UCI de gravedad y en los dos últimos fines de semana son varios los detenidos

06/07/2021 12:24 | Begoña Cisneros

Las peleas de los últimos dos fines de semana en la calle Hospicio de Aranda dejan una estela de varios detenidos. Siete detenidos y otras 18 personas han sido identificadas y desde la Policía Nacional informan que  esta zona “negra” de Aranda se ha convertido en su principal punto de mira de las noches arandinas. Aseguran que se están tomando medidas para evitar en lo posible este tipo de altercados y que para ello ayer lunes tenía lugar una reunión con la Policía local con el fin de coordinar esfuerzos y planificar la realización de actividades conjuntas, reforzando los servicios nocturnos en fines de semana. Entre las medidas adoptadas se prevé el control de horarios y aforos en los locales de ocio y la realización de controles preventivos en la vía pública para garantizar que no se conduce bajo los efectos del alcohol o de sustancias estupefacientes y evitar que se porten objetos susceptibles de ser utilizados como armas.

Y es que el regreso de la reapertura de los locales de ocio y los malos comportamientos de algunas personas que allí acuden a beber están ocasionando un aumento de disputas. Los vecinos deben soportar el ruido, pero también temen por la seguridad de la zona por las peleas que proliferan día a día, algunas con heridos graves.

Tal es el caso de un joven arandino de 29 años que se vio implicado el pasado 27 de junio de madrugada en una de estas reyertas. El final pudo haber sido bastante malo, ya que durante 48 horas estuvo ingresado en la UCI del HUBU en estado grave.

Los hechos sucedían sobre las cuatro de la madrugada en la calle Hospicio,  a la altura del número 2. Según la víctima y algunos testigos fue agredida por cinco personas. De ellas, dos están investigadas y una tercera fue detenida, decretándose tres días después por el Juzgado de instrucción número 1 de Aranda de Duero su libertad provisional sin fianza con la única obligación de compadecer los días que se le indiquen.

El detenido está acusado de delito de lesiones y, como indica el propio auto “existen indicios bastantes para estimar la responsabilidad criminal”. Entretanto, el joven agredido pasó por el Santos Reyes en un principio para ser derivado a continuación al hospital universitario de Burgos donde ingresó en la UCI.  Sufría un traumatismo cráneo encefálico severo con hemorragia  craneal. Finalmente fue dado de alta el pasado viernes 2 de julio.

En la noche del pasado día 26 de junio se produjo una pelea multitudinaria con lanzamiento de objetos, que obligó a intervenir a dos dotaciones de la Policía Nacional y una dotación de la Policía Local. Por otra parte, en la noche del 27 también se registró otra reyerta en la que intervino una dotación de Policía Nacional y que acabó con este joven. Asimismo, la noche del domingo 4 de julio tenía lugar una nueva riña entre un grupo de jóvenes que también terminó con lesiones y traslado al hospital.

 “Es hora de ponerse serios y de cerrar ese grifo”, apunta el jefe de la comisaría Nacional de Aranda, Joaquín Gomá, indicando que “una cosa es el ocio y otra dedicarte a pelear”. Por ello, se están reforzando ya los servicios durante los fines de semana.

Desde la Policía local su labor es la de apoyo a sus compañeros. Durante el pasado fin de semana han asistido a cuatro peleas, dos de ellas en la calle Hospicio e inmediaciones. También se han interpuesto cuatro denuncias administrativas en controles de alcoholemia y se han realizado seis asistencias a personas ebrias.

Las horas punta, sin duda, son los momentos en los que los establecimientos de ocio cierran sus puertas. Los pub tienen permiso de apertura los fines de semana hasta las 4:30 horas y las discotecas hasta las 6:30, otorgando 30 minutos más en verano y en navidades.

Y es cerca de esos lugares de alterne donde se producen las peleas, que en muchas ocasiones traspasan la frontera del fin de semana.

 

Imagen: El joven agredido en la UCI del HUBU. / DR