El raptor de San Martín de Rubiales retuvo a su expareja durante cuatro días sin agua ni comida

Se encuentra prisión y ha sido detenida una tercera persona

15/07/2021 11:33 | DR

Una tercera persona ha sido detenida en la denominada operación Rafaela que se iniciaba la semana pasada al conocer la desaparición de una mujer que había sido sacada a la fuerza de un vehículo para introducirla en otro. Se trata de una mujer de 34 años que está acusada de detención ilegal y omisión del deber de socorro al participar activamente en la desaparición de la mujer que fue retenida contra su voluntad el pasado martes 6 de julio.

Con esta detención, tres personas han pasado a disposición judicial: dos se encuentran en libertad con cargos (la mujer y su pareja de 43 años) y una tercera, el principal autor de los hechos (de 53 años) ingresó en prisión tras su detención el pasado viernes 9 de julio.

Si bien esta acción que parecía poner fin al grave suceso, en realidad era un punto y seguido en la investigación. Porque el estudio de indicios ha demostrado la participación de una tercera persona que ha sido detenida este lunes 12 de julio, para así poder esclarecer policialmente la secuencia policial de los hechos, que llevaron al principal acusado, vecino de San Martín de Rubiales, a retener durante casi cuatro días, oculto en el vehículo en un paraje en el monte cercano a la localidad de San Martín de Rubiales, a su expareja sin agua ni comida.

 

Secuencia de los hechos

A las 6:50 horas del pasado 6 de julio, cuando se dirigía al trabajo, la víctima era agarrada, golpeada y sacada por la fuerza del vehículo en el que viajaba e introducida en contra de su voluntad por su expareja y otro varón en un Peugeot 406 verde. En este turismo se encontró una mujer, pareja del hombre que acompañaba al principal acusado, y que presuntamente participó de manera activa en la detención ilegal impidiendo también la huida de la víctima.

Este vehículo emprendía la marcha hacia el monte donde se camufla y oculta de la vista durante más de 72 horas; allí permanece raptor y víctima–ésta contra su voluntad-, casi cuatro días sin agua ni comida, donde trata de convencerla por todos los medios para reconducir la relación sentimental.

El sospechoso apenas se comunica con nadie, pero la labor de inteligencia desplegada durante días por la Unidad encargada de la investigación permite descubrir un movimiento en falso del peligroso huido de la justicia; varias patrullas del dispositivo organizado son desplegadas a Corrales de Duero donde se sospecha se esconde; allí es interceptado y detenido.

 

Importante despliegue humano y de medios

La grave situación, el conocido historial delictivo del presunto raptor frente a un aparente caso de violencia de género, con agresiones y amenazas de por medio, con serio peligro para la vida de la víctima, hace que la Comandancia de Burgos despliegue un importante operativo de personal, medios y unidades de la Guardia Civil durante las 24 horas del día (U.O. de Policía Judicial, SEPRONA, USECIC y Seguridad Ciudadana de Burgos, de Valladolid, de Segovia y Palencia; G.R.S. de León, UHELde La Rioja y la U.C.O.).

Como resultado se han practicado 6 registros domiciliarios con la autorización de los moradores, mantenido más de 50 entrevistas personales. Cabe destacar la labor de campo, el profundo y pormenorizado trabajo de análisis realizado por los investigadores de toda la información recabada, así como la colaboración ciudadana.