Sanz espera que las obras de la Policía local se retomen antes de fin de año

Se inicia el proceso de resolución con la adjudicataria y deberá sacarse de nuevo a concurso

20/07/2021 15:14 | Begoña Cisneros

El Ayuntamiento de Aranda inicia el proceso de resolución del contrato de la construcción de la nueva sede de la Policía local con el objetivo de sacarlo de nuevo a licitación antes de que finalice el año. Una carrera contrarreloj sabiendo que cuenta con una parte del dinero de remanentes de 2020 “guardada” en previsión de esta obra.

Ha sido en la última comisión de Obras, este lunes, cuando el concejal de esta área municipal ha dado a conocer a los grupos municipales el comienzo del proceso aportando los informes del letrado y la arquitecta municipales. Explica Alfonso Sanz que el Ayuntamiento ya cuenta también con el informe de la dirección facultativa, que deberá ser informado por los trabajadores municipales, algo que podría realizarse a lo largo de esta semana.

“A partir de ahí la resolución será efectiva, se dará traslado a las partes que tendrán la posibilidad recurrir, se resolverán las alegaciones si las hubiese y terminaría el proceso de rescisión”, comenta el edil del PP.

Una vez zanjado este contrato, que se firmó a finales de 2018, el Ayuntamiento tendrá que licitar el nuevo proyecto. Un proyecto que tiene de base el anterior pero que debe incluir las mejoras que se solicitaron desde la propia Policía Local como la construcción de un gimnasio o la habilitación de la planta sótano con un ascensor para poder acceder a la planta superior. “Intentaremos hacer lo más rápido posible la licitación del proyecto, ajustarlo a la nueva normativa y actualizando los precios”, indica Alfonso Sanz, no sin recordar que se trata de un proceso “que lleva su tiempo” porque necesitamos saber la cantidad exacta de la licitación.

 

Hacer cuentas

La rescisión del contrato con la empresa adjudicataria lleva consigo una revisión de lo que se ha hecho y de lo que no en base al proyecto inicial. La adjudicación se hizo por 963.712 euros más IVA y hasta ahora se han pagado algo más de 200.000 euros a la constructora. “Tenemos que ver la parte que se ha pagado y la que se ha ejecutado y no se ha pagado”, apunta Sanz.

Y  es primeramente la dirección de la obra la que tiene que poner las cantidades sobre la mesa, que después serán valoradas por los técnicos del Ayuntamiento. “nos tienen que decir qué obras se han realizado, las que no se han realizado o las que puedan no estar bien realizadas y haya que demoler porque no están hechas según el proyecto”, termina diciendo el concejal de Urbanismo.