Continúan los contagios en una comarca con 22 pueblos en riesgo alto

La tasa de incidencia aumenta, aunque se nota una ligera recuperación la última semana

22/07/2021 12:24 | Begoña Cisneros

La incidencia de contagios continúa de forma alarmante en la comarca ribereña, aunque lo cierto es que el repunte de casos que se sumaban entre el miércoles 7 y el miércoles 14 de julio (315) va en descenso en los últimos siete días donde los nuevos casos han sido 227. Aún así, el riesgo sigue siendo muy alto en Aranda, como ocurre con otras 21 localidades de la Ribera del Duero.

Villaescusa de Roa, Nava de Roa, Valdezate, Fuentemolinos, Adrada de Haza, Olmedillo de Roa, La Horra, Sotillo de la Ribera, Cabañes de esgueva, Gumiel de Izán, Tubilla del Lago, Valdeande, Villanueva de Gumiel, Villalba de Duero, Castrillo de la Vega, Fuentespina, Fresnillo de las Dueñas, Vadocondes, Milagros, Peñaranda de Duero y Huerta de Rey tiñen, junto a Aranda de Duero, de color rojo el mapa del sur de la provincia de Burgos.

 

Tasas de incidencia

La tasa de incidencia, por tanto, sube, pero teniendo en cuenta que la situación mejora en la última semana. De esta forma en Aranda de Duero la tasa de incidencia de los últimos 14 días es de 1.042 contagios por cada 100.000 habitantes, siendo de 491 en los últimos siete días (1.042/491).

La situación es similar en toda la provincia de Burgos, con una incidencia de 1.656/685 contagios (en 14 días/ en 7 días), siendo la provincia que más elevada tiene estas cifras de toda la comunidad autónoma. Mucho tiene que ver la situación que se está viviendo en la capital burgalesa, con una incidencia alarmante de 2.140/774.

Por su parte, Roa de Duero se mantiene con un nivel medio, rebajando la incidencia de 276/46 de hace una semana a la que tiene actualmente: 92/46.

 

Contagios y casos activos en la comarca

Observando el número de contagios, vemos que en la comarca ribereña tuvimos en el mes de junio una media de 48 nuevos a la semana. En lo que llevamos de julio ese nivel medio ha ascendido hasta llegar a los 224 contagios semanales. En la primera semana del mes actual se sumaron 131, en la segunda 315 y en esta última 227.

Mirando por zonas básicas, es Aranda de Duero la que suma más contagios con 487 en lo que llevamos de mes. 94 se sumaron la primera semana, 217 la segunda y 176 los últimos siete días.

En segundo lugar en cuanto al número de contagios está la zona básica de Aranda rural con 77 infectados contabilizados este mes, que se reparten en las tres semanas en 11, 38 y 28 contagios comenzando por la semana más lejana.

Por su parte la zona de Roa suma 43 nuevos contagios en julio (13+13+17) y la de Huerta de Rey 35 (13+16+16).

Todo ello provoca que el número de casos activos (personas contagiadas que aún no han recibido el alta médica) no descienda, sino que ocurra todo lo contrario. 753 son los que tenemos actualmente en la Ribera del Duero, 35 más que hace siete días.

 

Ingresos

Lo cierto es que en la Ribera del Duero no son muchos los pacientes que se encuentran ingresados teniendo en cuenta la incidencia de casos. En el hospital Universitario de Burgos se encuentran tres pacientes, uno menos que hace una semana. La niña de 12 años que era ingresada el pasado jueves directamente en la UCI recibía el alta hospitalaria tres días después.

En el hospital Santos Reyes de Aranda hay en estos momentos dos pacientes ingresados.

Con respecto a los fallecimientos, en esta última semana no se ha contabilizado ninguno, por lo que en lo que llevamos de mes ha habido que lamentar uno ocurrido en la segunda semana en la zona de Huerta de Rey.

 

Se minimiza la respuesta en las vacunaciones

La buena respuesta que arandinos y ribereños han dado en las diferentes convocatorias de vacunaciones ha dejado algo que desear en la última. El martes y el miércoles estaban citados para la primera dosis las personas de entre 27 y 38 años y ha sido la franja de edad que menos ha acudido a la cita.

El martes 20 el turno era para los nacidos entre los años 1983 y 1988 y de las alrededor de 4.500 vacunas que se trajeron sobraron unas 2.000, inyectándose en torno a las 2.500 dosis. Ayer miércoles estaban citados los nacidos entre 1989 y 1994. Se contaba con 3.500 vacunas y se inyectaron sobre las 2.000.

A pesar de que se sabe que unas 400 personas de esas edades se encuentran confinadas y de que se tiene en cuenta que es una franja de edad donde existe un buen número de personas con cartilla sanitaria en la comarca pero trabajando fuera de ella, desde los servicios municipales de Acción Social piensan que la respuesta no está siendo muy positiva.

Desde el hospital de Burgos indican que la incidencia acumulada afecta principalmente a personas de entre 20 y 39 años de edad. Y aunque en ellos la enfermedad llega con menos gravedad, lo cierto es que ello conduce a un aumento de la presión asistencial. Si el 6 de julio había en el HUBU 14 pacientes ingresados en planta, quince días después el número ha aumentado a 97.