ASEBOR pide a UGT y CCOO que recapaciten y desconvoquen la huelga en plena vendimia

Opina que utilizan la Ribera del Duero como escudo para negociar un nuevo convenio

04/10/2021 10:50 | Begoña Cisneros

La huelga general convocada por los sindicatos UGT y CCOO durante los días de vendimia en la Ribera del Duero no ha gustado nada a las bodegas de esta denominación de origen, desde donde se muestran “tristes y dolidos” con el comunicado de las organizaciones han elaborado. “Han decidido tomar como rehenes a la industria vitivinícola burgalesa en su conflicto con las organizaciones agrarias en relación al convenio agropecuario, a pesar de tener convenio de la industria vitivinícola negociado y firmado y en vigor en este año 2021”, apuntan desde ASEBOR.

Y es que mientras que el convenio vitivinícola se aprobaba hace unos meses, los sindicatos recuerdan que la negociación del convenio provincial del sector agropecuario se encuentra paralizada desde hace dos años. Señalan como culpables a las patronales, que no están  de acuerdo en subir los salarios.

Para ASEBOR, proponer una huelga de varios días durante la vendimia “es una absoluta irresponsabilidad que demuestra o bien el hondo desconocimiento del sector o directamente mala fe, ya que la uva tiene un periodo de recogida que no se puede alargar y los racimos que no se puedan vendimiar a tiempo se pudrirán en el campo, no se podrán transformar en vino y por tanto se traducirá en pérdida de empleos directos e indirectos no solo durante este periodo sino durante todo el año, además de generar pobreza en todo el tejido social ribereño”.

Opinan que esta huelga traiciona el convenio colectivo de la industria vitivinícola de Burgos y “dinamita todos los puentes a cualquier negociación futura”.

“No entendemos que los sindicatos UGT y CCOO utilicen como escudo humano a toda la sociedad ribereña ni que centren el conflicto, derivado de su incapacidad para negociar un nuevo convenio agropecuario, en la vendimia de la Ribera del Duero, demostrando que esta huelga no está dirigida al campo si no al sector vitivinícola”, señalan, pidiendo que “recapaciten y no dañen a la Ribera del Duero innecesariamente”.