Cuestión de prioridades

En el juego de la política, los ciudadanos no ocupan un papel protagonista

19/10/2021 7:08 | SUSANA GUTIÉRREZ

Es domingo por la mañana. Un centenar de incansables marchan por la travesía de la antigua nacional 1, ahora vía urbana, con maletas en mano o mochilas a sus espaldas reivindicando la apertura de la línea Madrid-Aranda-Burgos. Una década después de que se quedara empotrada la vagoneta en el túnel de Somosierra, veinte años desde que los diferentes gobiernos decidieran dejar morir la línea, todavía perseveran en esa lucha. Admirable. Más que nada, porque es un tema en el que nos han agotado y anestesiado. No recordamos la última vez que nos subimos a un tren en El Montecillo, y algunos ni tan siquiera han conocido esa bonita y cómoda forma de viajar.

Mientras todo eso sucede, desde el ejecutivo nacional han vuelto a contestar tajantemente lo poco o nada que les importa esa línea con una partida de cero (sí, cero patatero) en el borrador de Prespuestos Generales del Estado. Tampoco hay compromiso para la A-11 en Burgos, apenas 200.000 euros. Sí hay cifras más abultadas para tramos en otras provincias como Valladolid y Soria. Que lo importante es el global, cierto, pero, a estos ritmos no hay paciencia que lo aguante. Ahora, estamos digiriendo la primera decepción, en breve llegará la segunda en los presupuestos de la Junta.

En cuanto a los presupuestos municipales para 2022, parecen más avanzados que de costumbre. La concejala de Hacienda, Elia Salinero afirma que tiene prácticamente ultimado el documento, a falta de cuadrar los gastos. Como está cantado, las inversiones se destinarán, en su mayor parte, a proyectos conocidos y reiterados, como la segunda parte del proyecto de la Avenida de Castilla que está en periodo de adjudicación. Todo apunta a que también en los presupuestos del año que viene tendrá que ir de nuevo la reforma de la piscina cubierta. Estaba el dinero ya en los remanentes de este año, pero tienen prácticamente asumido que no va a dar tiempo. El resto, será un millón de euros para comenzar las obras de los jardines, que según el proyecto costarán 2,3 millones en global y se hará durante dos años.

A pesar de tener el trabajo adelantado, la responsable de hacienda tendrá que salvar el mayor escollo, encontrar los votos suficientes. Con la ruptura de VOX, no se sabe muy bien cuál será la estrategia. Vicente Holgueras, que está ya en los No Adscritos, forma parte del equipo de gobierno y lógicamente sería el voto número 10 (bajo el debate de si es tránsfuga). Respecto al único concejal que queda en la formación verde, habrá que esperar, porque asumió el mandato de su partido de no coger responsabilidades para marcar diferencias con el PP de cara a mayo de 2023 (cuando habrá municipales y piensan que pelean por los mismos votos). Raro es que, en esa estrategia de alejamiento, el concejal siga dentro de la Junta de Gobierno Local, lo verán como labor de ‘espionaje’. Los presupuestos serán, sin duda, su prueba de fuego. En el caso de no contar con ese apoyos, se tirará del comodín tránsfuga y su sed de protagonismo.

Y mientras todo esto y muchos “dramas” más suceden en la vida municipal, la alcaldesa parece estar más centrada en el partido que se juega en el PP de la Ribera del Duero que el que se disputa en el Ayuntamiento de Aranda. Habrá renovación de cargos, probablemente a finales de noviembre, y su objetivo es hacerse con los mandos, quiere ser presidenta Comarcal. Sus esfuerzos se centran en ese aspecto, buscar apoyos en la comarca que le permitan hacerse con el poder del partido para, entre otros retos, garantizarse poder seguir viviendo de la política. Sin duda, es cuestión de prioridades.

 

Foto: Inauguración del tramo de la A-11 correspondiente a la Variante de Aranda (6/3/2015)