868.000 euros para la EDAR de Torresandino

Con una inversión de 1,3 millones de euros, el Ayuntamiento logra financiación para dos tercios del proyecto

04/12/2021 8:24 | Begoña Cisneros

La localidad de Torresandino ha logrado ayudas de las administraciones que permitirán llevar a cabo la construcción de una estación depuradora en el municipio. Con los 868.000 euros que han sido aprobados desde la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y desde la Diputación de Burgos a partes iguales; el Ayuntamiento sólo tendrá que hacer una inversión de 217.000 euros para lograr contar con unas instalaciones que depuren sus aguas residuales.

El presupuesto para realizar el emisario y la EDAR de Torresandino supera los 1,3 millones de euros y está contemplada para una población diseño de 673, lo que equivale a 1.239 habitantes. El caudal medio diario que se contempla para esta localidad varía de entre los 168 y los 350 metros cúbicos diarios, con 24,33 litros por segundo en momentos pico.

En estos momentos, las aguas residuales de Torresandino se tratan con sistemas obsoletos, tanto por antiguos como por sencillos, que no permiten adaptarse a la normativa actual. Junto con la depuradora se ejecutarán las conexiones de los colectores con las redes existentes, así como la red que sirva para verter el agua, una vez tratada, al cauce receptor.

 

Tecnología biodiscos

Las nuevas plantas que se van a construir se basan en la tecnología biodiscos o contactores biológicos rotativos, que dispone de cuatro etapas. La primera es la del pretratamiento, que se compone de pozo de gruesos, aliviadero, reja de gruesos, pozo de bombeo de agua bruta y tamizado de la misma. Durante esta fase se eliminarán los sólidos contenidos en el agua mayores a tres milímetros.

El segundo proceso es el de decantación, mediante el cual se realiza la digestión primaria en un tanque Imhoff ejecutado en hormigón armado. Este compartimento está dividido, a su vez, en tres subsecciones: cámara de sedimentación, cámara de digestión de lodos y el área de ventilación y acumulación de natas.

La tercera fase del procesamiento de las aguas residuales es el tratamiento biológico de biodiscos, que consta de un reactor en línea, que requiere menores necesidades de terreno y proporciona rendimientos biológicos superiores, y por último, la cuarta actuación del proceso es a través de un decantador secundario posterior con un puente de rasquetas. Esta instalación permite separar el efluente depurado de los fangos formados en los procesos anteriores.