La Oficina de Patentes destaca el trabajo del biofísico arandino David Martínez Martín

Es uno de los cinco jóvenes españoles que ha incluido en su galería de jóvenes innovadores

10/02/2022 14:49 | Begoña Cisneros

El biofísico arandino David Martínez Martín es uno de los cinco jóvenes españoles que la Oficina Española de Patentes y Marcas del Ministerio de Industria ha destacado en el año 2022 con motivo del Día mundial de la Propiedad Industrial e Intelectual que se celebrará el próximo 26 de abril. Este año quiere dar protagonismo a aquellos jóvenes ‘millennials’ y pos-milenial, nacidos en plena era digital bajo la influencia de nuevas tecnologías que dominan.

Por ello ha creado una galería compuesta por cinco jóvenes españoles que han creado patentes de inventos que han realizado. En el caso del investigador arandino, algunos ya se han desarrollado de manera comercial.

David Martínez Martín es doctor en Ciencias Físicas, e inventor principal de nada menos que 17 patentes que se han licenciado internacionalmente a empresas líderes en nanotecnología. Tras una estancia de 7 años en Zurich (Suiza), ahora vive en Sídney (Australia), donde es profesor titular en la Universidad, co-director del clúster “sensores y diagnóstico” y miembro del consejo asesor de Sydney Analytical.

 

 

 

Ya en la Universidad Autónoma de Madrid, donde hizo el doctorado, desarrolló un sistema de control que mejora el rendimiento y aplicación de los microscopios de sonda cercana, su primera patente. En 2012 se trasladó a Suiza y, entre otras investigaciones, desarrolló como inventor principal un dispositivo conocido como “inertial picobalance” que permite medir cómo evoluciona la masa de células vivas en tiempo real y con gran precisión. Esta tecnología ya se comercializa por una empresa suiza.

Premio extraordinario fin de carrera, de la real academia de doctores, distinguido por el colegio oficial de físicos de España, en 2018 lograba el premio a la innovación de la Fundación Elzaburu. Hace dos años, sumaba en su palmarés el premio SOAR de la Universidad de Sídney.