La alcaldesa de Castrillo de la Vega no pedirá una retribución

Plantea dejar el cargo pero no su acta de concejala

04/03/2022 10:58 | Begoña Cisneros

El resultado del sondeo que el pasado sábado se realizaba en la localidad de Castrillo de la Vega hace que la actual alcaldesa, Florence Amar, se plantee abandonar su cargo al frente del Ayuntamiento. Entre otras cuestiones se preguntaba a los habitantes de Castrillo si estaban de acuerdo en que ella recibiese una retribución por su trabajo. La mayoría de los votantes la apoyaron, 90, pero lo cierto es que no existe una diferencia muy grande ente los 76 que dijeron que no. Eso, y el hecho de que sólo el 36,5% de los convocados dieron su parecer, plantea ciertas dudas a la alcaldesa para aprobar una retribución y, por ende, continuar liderando el Consistorio.

“La participación ha sido por debajo de lo esperado. Además, la diferencia entre el sí y el no es bastante más ajustada que en las precedentes preguntas”, explica Amar a los vecinos, indicando que “partiendo de ahí, no vemos legítimo seguir adelante poniendo una retribución a la alcaldía”.

Agradecida a las personas que la han apoyado y reconocen su trabajo asegura que haber obtenido la mayoría no es suficiente. “Estoy dándole muchas vueltas a esta situación y tengo que admitir que el pleno más tenso que he vivido, el lunes pasado, no ayudó mucho tampoco”.

Un pleno en el que un concejal de la oposición pidió también cobrar por su trabajo y otro, también socialista, calificó la consulta como antidemocrática y “la peor” que se podía haber hecho.

No veía lógico la oposición que la urna de los votos realizados el sábado no se abriese hasta dos días antes para contarlos custodiada por la propia alcaldesa. A este respecto, ella señala que la razón es simple: “deseábamos hacerlo en presencia de la secretaria interventora para que pudiese dar fe del resultado. La urna fue precintada cuando el salón aún estaba abierto al público y en presencia de dos concejalas, de manera que resultaba imposible abrirla sin que se notase. De eso pueden dar ge la secretaria y los que asistieron al recuento.

Eso sí, no se irá Florence Amar de la alcaldía hasta que el Pleno no apruebe las otras dos cuestiones que se planteaban en el sondeo: la compra de la casa del cura y el mantenimiento de la losa de la zona de la pradera, descartando el antiguo proyecto de instalar sobre ella un bar.

“En mi caso, lo más probable es que deje el cargo, quedándome para lo que sí me habéis votado y por lo que me presenté”, termina diciendo la aún regidora, indicando que “una dimisión del puesto de concejala no me parece adecuada. Primero porque llegamos al final de nuestra lista. Segundo porque el proceso de solicitar credenciales para un nuevo concejal retrasaría mucho la elección del nuevo alcalde. Tercero, porque considero que puedo aportar cosas buenas a nuestro pueblo como concejala”.