Las donaciones ya están a bordo del tráiler destino a Ucrania

Este jueves partirá el convoy desde Aranda, que llevará productos y traerá personas refugiadas

09/03/2022 21:33 | Begoña Cisneros

Tras una jornada intensa de mucho trabajo, por fin todo el material que los arandinos y ribereños han entregado en las oficinas de Diario de la Ribera ya se encuentra en el interior del tráiler que partirá mañana para la frontera de Polonia con Ucrania. Pero antes se acercará hasta Madrid para recoger más productos de comida, ropa, mantas,higiene, medicamentos y útiles quirúrgicos que se encuentran en las instalaciones que el grupo tiene en los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes.

Todo ello gracias a la unión del grupo Diario de la Ribera con la empresa de transportes arandina Hernando & Revilla. Aunando fuerzas se ha logrado convertir lo que en principio era un plan menos ambicioso: llevar una furgoneta cargada de productos hasta la frontera de Ucrania para traer de vuelta hasta 7 personas refugiadas, en un proyecto de mayores dimensiones.

Este jueves, tras la recogida en Madrid, recorrerán toda Europa un total de un tráiler, una furgoneta y un autobús de 55 plazas de la empresa Víctor Bayo. Se esperan desde mañana tres días de viaje, y el deseo de todos es que sea un éxito, tanto en la ida como en la vuelta.

Desde que la idea comenzase a gestarse, el pasado fin de semana, han sido cientos las personas que han participado para hacerse realidad. Muy importante es la aportación de todo tipo de material. No son pequeñas las oficinas de Diario de la Ribera, pero durante estos tres días se han visto abarrotadas con cajas, sacos y bolsas; algo que también ha ocurrido en nuestras sedes de Madrid.

También ha sido significativo el gran número de personas que han colaborado clasificando las donaciones y etiquetándolas para un mayor reconocimiento por parte de las personas que, también muchas como voluntarias, están trabajando en los puntos de recogida de material en las fronteras con Ucrania.

 

 

El deseo es que llegue a su destino, a las personas que lo están necesitando. Diario de la Ribera quiere ir más allá y su intención es la de informar en todo momento sobre ello. Por ello dos periodistas viajarán a bordo de los vehículos para que nuestros lectores conozcan más detalles de un proyecto en el que muchos de ellos han colaborado de forma directa.

Aún existen vías para hacerlo, ya que ahora mismo se intenta sufragar parte del coste económico de este convoy, superior a los 12.000 euros. Las donaciones se pueden realizar a través del número de cuenta ES32 2100 0672 8323 0010 8978 con el mismo concepto.

Del mismo modo se ha abierto una línea de comunicación para que todas aquellas familias que estén dispuestas a acoger a las personas refugiadas, que en su mayoría serán mujeres y niños, lo hagan saber en el correo mail dislinecomunicaciones@gmail.com o en el teléfono 611 531 421.

 

 

 

Momentos cargados de emoción

A modo de editorial incluida en una noticia, desde Diario de la Ribera queremos plasmar en estas líneas el agradecimiento de todo el equipo que formamos el grupo por la gran respuesta que se ha dado. Son las personas las que nos han insuflado energía para hacer crecer el proyecto en el que nos hemos involucrado.

Sentíamos que no debíamos de ser sólo “quienes transmiten lo que ocurre”. Porque la guerra, como sucede con otras situaciones que ocurren en el mundo, nos atañe a todos y cada uno de nosotros como comunidad global que somos. Por ello pensamos que teníamos que hacer algo.

Esta experiencia nos traerá muchas emociones, seguro, pero sin salir de España ya hemos vivido algunas muy intensas, que nos demuestran la humanidad y la generosidad que corre a raudales a nuestro alrededor aunque no lo notemos en la mayoría de las ocasiones.

Emoción al ver que las personas, de una forma constante, entraban y salían de las oficinas con sus aportaciones y con sus palabras de ánimo. Y emoción al ver algunos detalles.

Detalles que han sido muchos, aunque como muestra sirven dos ejemplos, y con los más pequeños como protagonistas. Unas cajas que recibíamos llegaban con la silueta de manos infantiles azules y amarillas (como la bandera de Ucrania) y con una frase que clamaba un “No a la guerra, sí a la paz”.

 

 

Otra de las sorpresas ha sido cuando al abrir una de las cajas para clasificar su contenido nos encontrábamos con un dibujo plastificado que en cuatro idiomas (español, inglés, ucraniano y polaco) dejaba el mensaje de que “aunque estamos muy lejos queremos apoyar en todo lo posible”. Para la familia que lo ha escrito queremos decir que ese mensaje lo hemos introducido en una de las cajas que llevan medicamentos y productos quirúrgicos, con la idea de que también llegue a buen puerto y, ojalá, al mayor número de personas.