Los refugiados ucranianos llegarán esta madrugada a Aranda

Ahora es el momento de conocer sus historias, llenas de dolor, pero también de esperanza

14/03/2022 15:02 | María Valverde/ Manuel Rodríguez/ Begoña Cisneros

 

Salieron en la tarde de este domingo para España y ya se encuentran en territorio francés las 56 personas refugiadas de Ucrania que forman parte del convoy humanitario liderado desde Aranda de Duero por los medios de comunicación Diario de la Ribera, Diario de Sanse y Diario de Alcobendas, junto con la empresa de logística Hernando & Revilla.

Y será esta noche, en torno a las 4 de la madrugada, cuando lleguen al primer punto de destino, Aranda de Duero. A partir de ahí, mientras que algunas de ellas se quedarán aquí, otras, que han optado por elegir otros lugares para establecerse de momento, serán trasladadas a la ciudad elegida con el fin de que se encuentren cómodos durante su estancia española.

En total, son 12 núcleos familiares los que viajan en el autobús y la furgoneta fletada desde el Diario de la Ribera. El grupo está formado mayoritariamente por mujeres (21 adultas), pero también viajan 3 varones. Todos ellos tienen a su cargo a menores de edad (en su mayoría entre los 3 y los 6 años), a excepción de una niña que viaja sola pero que va a ser recogida en España.

 

Historias desoladoras pero esperanzadoras

Ahora es el momento de conocer sus historias. Los tediosos trámites burocráticos tanto para las personas que deciden acudir a la frontera con Ucrania para recoger a personas que huyen de la guerra, como para los propios refugiados, no han dado tiempo para saber nada de ellos. Cada persona que viaja en el autobús o en la furgoneta lleva consigo una historia desgarradora que les duele contar, y un cansancio acumulado que se ve a simple vista.

Sobre la vuelta a su país es algo que no tienen claro, pero no pierden la esperanza de regresar con los suyos que, advierten, están luchando con todas sus fuerzas para no dejarse invadir por las tropas rusas, que están masacrando a miles y miles de personas.

Hay casos como el de un padre de familia numerosa que nos habla de esperanza y de lucha, o el de una madre joven, médica de familia, que viaja junto a sus dos hijos para huir de la guerra. Familias que viajan con el deseo de reencontrarse con familiares o conocidos que se encuentran en España y otras que se han lanzado completamente a la aventura en nuestro país para dejar atrás el ruido de las bombas y las sirenas.

 

 

Tatiana, por ejemplo, es una mujer que regresará a Aranda de Duero con su familia adoptiva de verano. Es una de las niñas que durante muchos años ha estado viniendo a la localidad ribereña para pasar dos meses en verano con una familia arandina de acogida y ahora volverá a verla, pero esta vez acompañada de sus dos hijos y su madre. Los cuatro han pasado un verdadero calvario para llegar al autobús. Salieron de su pueblo, ubicado a 30 kilómetros de Kiev, la capital de Ucrania, y en dos días lograron huir del país pero sin oportunidades de viajar a España después. Esta madrugada podrá abrazar a sus padres adoptivos, pero estando muy lejos de su marido, su hermano y el resto de su familia.

 

 

A primeras horas de la tarde de este lunes los viajeros paraban en la ciudad francesa de Besazón, cerca de la frontera con Alemania y los niños reflejaban en sus caras la alegría de sentirse a salvo. De las bombas, pero no de los recuerdos que a buen seguro nunca olvidarán.