Podemos pide "ponerse las pilas" para finalizar proyectos antes de meterse en nuevos

Critican que el equipo de gobierno "está dejando todo a medias"

18/03/2022 15:11 | Begoña Cisneros

El arreglo de la piscina municipal, el albergue, el centro de recogida de animales, el GR-14, la reapertura de los quioscos, la sede de policía, la puesta en marcha del espacio Subterráneo, la apertura de los museos… estos son algunos de los proyectos que se encuentran estancados en el Ayuntamiento de Aranda de Duero y en los que, para los concejales de Podemos, “es necesario ponerse las pilas antes de empezar con otros”.

Los ediles Andrés Gonzalo y Mariángeles Pizarro no entienden cómo el equipo de gobierno del Ayuntamiento arandino se esté planteando grandes iniciativas, como la construcción de una nueva piscina o de un auditorio, cuando aquellos proyectos en los que está embarcado no se han realizado. “No decimos que no sea necesario”, advierten refiriéndose a la piscina, “pero vamos a arreglar la que tenemos por menor cuantía y luego empecemos los nuevos”.

Acusan al equipo de Gobierno que “se está dejando todo a medias”. Además, a la hora de iniciar nuevos proyectos, indican que es necesario marcarse prioridades. En este caso se muestran a favor de la propuesta que ha lanzado el grupo socialista, como el cambio de tuberías de fibrocemento entre el depósito de Tubilla del Lago hasta Aranda.

Por último, critican de “dejadez” al Ayuntamiento. “Llevamos tres meses como ciudad europea del vino y tres años para prepararlo y no veo nada diferente. ¿Cuándo vamos a empezar, en agosto?”, se pregunta Pizarro, quien también señala que precisamente por la celebración de ese año no es este el mejor momento de realizar las obras en la avenida de Castilla, “que no deja de ser la vía de acceso al municipio desde Madrid”.

 

Rindiendo cuentas

Los concejales de este grupo político han dado a conocer sus cuentas correspondientes a 2021, donde todos los gastos se han dirigido a gastos corrientes para el pago del local. De hecho, se minimizan los de telefonía “porque ha habido más trabajo telemático desde casa” y el de fotocopiadora.

El resultado, un superávit de 2.000 euros para un grupo que cobra al mes 539 euros (670 de enero a agosto, momento en el que se variaron las indemnizaciones gracias a la propuesta de VOX).

Para los ediles de VOX, se trata de un dinero suficiente que incluso supera sus necesidades, porque “se trata de tener lo justo para trabajar”.